Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

30 de Septiembre, 2013

Alberto Etchegaray, presidente de BOARD: “No se justifica que consejeros sean a jornada parcial”

Alberto Etchegaray fue superintendente de Valores y Seguros entre marzo de 2006y abril de 2007, bajo el gobierno de Michelle Bachelet. Hoy es presidente del Board, centro de gobiernos corporativos de EY (ex Ernst & Young), y de las universidades Diego Portales y Adolfo Ibáñez.
Desde esa posición analiza y critica algunos aspectos del proyecto de ley que se tramita actualmente en el Congreso, y que cambia la estructura de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) por una comisión dirigida por un consejo de cinco miembros. La iniciativa, dice, es un avance, pero se debería haber entregado una señal de mayor autonomía.
¿Qué le parecen las modificaciones que se quieren establecer en la estructura de la SVS?
Es un buen proyecto que, con algunos ajustes, hará que la SVS pueda desarrollar su función fiscalizadora de mejor manera. Por eso me parece que es un avance en la dirección correcta.

¿Cuáles son esos avances para perfeccionar la fiscalización?
Principalmente se propone entregar la tarea de fiscalización e investigación de infracciones a un fiscal, quien presentará los antecedentes a la comisión para que ahí se analice y se decida si procede la dictación de multas. Esta separación de roles mejorará el debido proceso que requiere cualquier procedimiento conducente a una sanción. También limitará cualquier duda acerca de la independencia en el celo fiscalizador. Expertos han criticado que el consejo sea de jornada parcial. No entiendo la justificación de contar con integrantes a jornada parcial. Ser consejero es una tarea de alta complejidad técnica, que debiera requerir de bastante tiempo para ejercerse con responsabilidad y eficacia. Del consejero se espera no sólo la revisión de las infracciones y multas, sino también la evaluación y dictación de nuevas normativas, materia que requiere de estudio, revisión y contrastación con todos los posibles afectados del mercado. Y eso implica tiempo y dedicación.
Además, se debe considerar que ejercer este cargo, por lo sensible de su función y los riesgos de conflictos de interés, es difícil de compatibilizar con otras opciones profesionales distintas de la docencia.
Por eso, en todos los países desarrollados donde existe Comisión de Valores sus comisionados son a jornada completa.

¿Qué otras falencias tiene el proyecto y qué se debe mejorar, en su opinión?
Lo primero es que se perdió la oportunidad de recoger las buenas conclusiones que planteó la Comisión Desormeaux.
Entre ellas, la conveniencia de modificar la actual lógica de la regulación institucional sectorial (bancos, AFP, valores y seguros) por una de objetivos “twin peaks”, donde se organiza la labor de supervisión en dos entes: uno que fiscaliza la solvencia de las instituciones y otro que fiscaliza la conducta de las personas. Eso habría facilitado la supervisión de conglomerados financieros, tan relevante para la concentrada realidad chilena.
Y lo segundo, es que faltó dar una señal de mayor independencia, ya que se establece que el presidente de la Comisión de Valores y Seguros puede ser removido por el Presidente de la República en cualquier momento.

Fuente: La Tercera