Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

1 de Junio, 2014

El difícil aterrizaje de la reforma tributaria

La reforma tributaria llegó al Senado y mañana, a las 15.30, abre la primera de varias jornadas que no se ven fáciles. El gobierno insiste en que el corazón del proyecto no se toca y la Alianza prepara, de ser necesaria, su artillería legal. Abogados tributaristas desmenuzan el impacto de lo que está en juego. 1. La carga de la retención del 10% * La reforma aumenta en forma progresiva el impuesto de primera categoría que pagan las empresas por utilidades, desde el actual 20% a un 25%, en un período de cuatro años. Pero, además, les impone a las empresas pagar una retención a nombre de sus dueños o socios de 10%, con lo cual el pago total por utilidades llega a 35%, aun cuando no las distribuyan. * Rodrigo Benítez, socio/partner Tax & Legal de BDO, explica que la retención de 10% obliga a las empresas a mantener un flujo extra de recursos para pagar los impuestos a las personas y esperar a que éstos luego les sean devueltos por estar sometidos a tasas inferiores de tributación, generando un flujo obligatorio desde la empresa al socio. “La retención del 10% genera una carga tributaria efectiva a las empresas de un 35%. Esto afecta su flujo de caja, ya que la sociedad fuente sólo podrá recobrar la retención del 10% una vez que se distribuyen efectivamente los flujos”, aclara Hugo Hurtado, director Internacional Tax de Deloitte. * Otra complicación será cómo calificar la retención en los estados financieros de las empresas, pues no habrá pago, pero sí retención. “¿Será una cuenta por cobrar o préstamo a los socios y que luego se imputará a distribuciones, o será un gasto por impuesto? ¿Afectará su patrimonio o afectará el resultado de las empresas?”, se pregunta Benítez. * Mauricio López, abogado Tax & Legal de KPMG Chile, agrega que la nueva retención generará menor disposición de caja, pero también estructuras corporativas más pequeñas, dado lo engorroso del nuevo sistema y la dificultad de control y administración. “Llevar el control de las retenciones será bastante complejo y precisará implementar un sistema para el requerimiento y cruce de información que permita contar con ella y procesarla a tiempo, para llevar a cabo la Operación Renta. De lo contrario, es posible que se generen inconsistencias y reparos en la misma, con la consiguiente demora en la fiscalización y devolución de impuestos”, explica. * Otro punto que no está claro es si todos los niveles deberán retener, y aunque López dice que con la redacción del proyecto es posible entender que la retención debe practicarse a todo nivel, tanto respecto de las utilidades atribuidas propias como de las utilidades atribuidas de terceros, eso significa que “se multiplicaría el porcentaje a retener respecto de las mismas rentas por el número de empresas que existan antes de llegar al contribuyente final”. * Los tributaristas también advierten que la retención del 10% puede generar distorsiones en el mercado de capitales en caso de transferencia de acciones (situación pre y post atribución). Dado que la retención es respecto de las rentas atribuidas, dice López, cuando las utilidades sean distribuidas, el titular de las acciones podría no ser el mismo, recibiendo utilidades por las que ya tributó un tercero, que incluso pudo haber obtenido devolución de impuestos. “Eso debería reflejarse en el precio de las acciones, para lo cual se requiere contar con toda la información relevante. En caso de asimetría de la información de los actores, podrían generarse distorsiones en el mercado de capitales”, plantea el experto de KPMG Chile. * Los tributaristas consultados agregan que otra interrogante es el derecho a “flujos libres”, en caso de venta de derechos o acciones respecto de las cuales ya se hizo la atribución. * ¿Qué pasa en caso de un holding? Carlos Muñoz, socio de Consultoría Tributaria de EY, señala que no está claro si con la mecánica de la nueva ley, una misma renta podría quedar afecta más de una vez a retención del 10% cuando las rentas se atribuyeran en cadena en un holding. “La reforma establece que la retención del 10% se puede cobrar a los socios o accionistas descontándola de futuros retiros o dividendos, pero pueden darse situaciones en que esa retención no sería cobrable a socios o accionistas”, advierte. 2. Cambio de base y nueva renta atribuida * Cambia el régimen tributario: la reforma pasa desde un sistema sobre base percibida (es decir, sobre dividendos o utilidades que ingresan materialmente al patrimonio) a un sistema sobre base devengada (es decir, sobre dividendos o utilidades sobre los que se tiene título de derecho, aunque el pago no se haya hecho materialmente). El proceso, sin embargo, tiene un estadio intermedio: la renta atribuida. Esta se basa en que conociendo cómo está definida en los estatutos de una sociedad la atribución de dividendos (incluso, sin que hayan sido generados y menos repartidos), el SII podrá imputar a un socio o accionista de una empresa una cantidad de utilidades, aun cuando ni siquiera se las hayan entregado. “Si se pudiera poner un orden es renta atribuida, devengada y percibida”, dice una ex autoridad del SII. * Efectos negativos: los expertos advierten que la denominada renta atribuida no protege el principio de igualdad contributiva, al gravar a una persona que no realiza o materializa la renta y, por tanto, no aumenta de patrimonio; no cumple con la simplicidad tributaria que plantea la reforma; no es neutro, al obligar a las empresas a distribuir al menos el monto del impuesto pagado más retención (35%); y no es armónico ni coherente con otros sistemas tributarios en el mundo. * Efecto en la liquidez de las empresas: El nuevo sistema afectará la caja de las empresas y, en consecuencia, la inversión. “Tanto la atribución como la retención es artificial ya que: (i) atribuye rentas, aun cuando la sociedad fuente tenga pérdidas financieras; (ii) la atribución y la retención se puede hacer a los socios o accionistas que no tienen la calidad de tales (cambio de propiedad después del 31 de diciembre) o en porcentajes distintos a los que detentan”, dice Hurtado. Adicionalmente, añade, con el cambio a la depreciación acelerada que plantea la ley, en 2017 se volverían a crear los “retiros en exceso” que se están eliminando el 2015. * Menos incentivo al ahorro. López explica que la atribución de renta y que la empresa paga siempre los impuestos de las personas no solo se afectará su caja. Dado que los socios y accionistas afectos a impuestos finales pagarán por cantidades respecto de las cuales jurídicamente no tienen título y derecho, “eso debilitará el incentivo al ahorro respecto de sus inversiones”, advierte. * Necesidad de mayores controles. La nueva ley plantea que existe el momento de la atribución y un momento distinto con la distribución de utilidades. “Eso puede dificultar el cumplimiento de varios tratados”, dice López. 3. Los ocho registros de utilidades * Ocho nuevos registros. Los expertos advierten que se generarán ocho nuevos registros. Entre ellos se encuentran el de Rentas Atribuidas Propias, Rentas Atribuidas de Terceros, Rentas Exentos e Ingresos No Renta, Diferencias Temporarias y Retiros o Distribución de Utilidades. Asimismo, se va a seguir conservando el FUT (Fondo de Utilidades Tributables) para llevar registro de los montos que ahí se tienen antes de la entrada en vigencia de la nueva ley. “Con el nuevo régimen se generan cinco registros. Sin embargo, respecto de las sociedades que ya existen y tienen FUT, mantendrán este registro en el cual se congela desde el 31 de diciembre de 2016 y así, en la práctica, la sociedad mantendrá siete registros. Ahora, si en 2015 a 2016 realizan reinversiones, estamos hablando de ocho registros”, plantea Mauricio López. * ¿Qué pasará con el FUT histórico? El proyecto plantea continuar la aplicación del FUT para imputar retiros, de manera que se deberá identificar si una distribución se registra en el RUA o en el FUT histórico y su tratamiento a nivel de la persona natural, explica Benítez. Pero agrega que la complejidad será mayor cuando se trate de una cadena de sociedades, pues las sociedades de abajo deberán informar a las de arriba de la naturaleza de las distribuciones de utilidades y atribuciones. “Las sociedades de arriba las deberán registrar en las utilidades de terceros y luego deberán informar más arriba y, por último, informar a la persona natural. En una cadena de 10 sociedades será muy difícil que alcancen a preparar toda la información el mes de marzo o abril de cada año, y más difícil aún que lo hagan bien”, advierte. * Desafío de administración. “Todos estos registros generan una carga de cumplimiento a los contribuyentes, mayor costo y dificultades para el SII en cuanto a su control y fiscalización”, advierte el experto de KPMG. * ¿Cómo calza con el IFRS? Si el FUT ya era complejo, opina Benítez, ahora, por ejemplo, para administrar el Registro de Rentas Atribuidas o RUA se requerirá de conocimientos avanzados de auditoría e impuestos. “Los profesionales deberán tener conocimientos profundos de IFRS para identificar las diferencias temporales”, asegura. Y si a lo anterior se suma la retención del 10%, desde la perspectiva de IFRS, ¿qué es lo que viene?, se preguntan. “Si la sociedad chilena consolida con una matriz extranjera, ¿se considera un gasto? A nivel de operaciones en el mercado secundario, ¿cómo se controlará este 10% con ocasión de la venta de acciones?”, plantea el experto. 4. Más poder para el SII * Nuevas atribuciones. El proyecto asigna nuevas facultades al SII en la Ley de la Renta y el Código Tributario. Respecto de las atribuciones sobre la Ley de la Renta, el SII puede impugnar fundadamente la forma de atribución acordada o realizada por los contribuyentes, atribuyendo la renta según la forma en que esta se habría distribuido o asignado en condiciones normales de mercado. Cómo se aterriza eso, cómo se determinan las ‘condiciones normales de mercado y cuáles son los parámetros clave para los expertos. * ¿Se impugnarán los balances? El proyecto faculta al SII para impugnar fundadamente los valores contables o financieros contabilizados y declarados por el contribuyente, cuando estos no sean consistentes con las normas y prácticas contables o financieras generalmente aceptadas. “¿Será conveniente que todos los contribuyentes se sometan a auditorías? ¿El SII cuestionará balances bajo IFRS? ¿Qué pasará si los balances son auditados”, se pregunta Mauricio López. * Riesgo de mayor judicialización. Los expertos prevén una mayor judicialización de los procesos de fiscalización. “La inseguridad jurídica que generará la forma en que el SII utilice esas facultades es uno de los mayores riesgos. Eso puede derivar en que operaciones se posterguen, a la espera del pronunciamiento previo del SII para evitar su recalificación”, dice Benítez. Recuadro : DEFINICIONES Recaudación La estimación del gobierno es que la reforma recaudará en régimen US$ 8.200 millones, es decir, 3% del PIB. El intocable artículo 1 En el artículo 1 del proyecto de ley está lo que el gobierno considera el corazón de la reforma. Se basa en aumentar los impuestos a las empresas y sus socios. Plazos El plan es despachar la ley del Congreso en septiembre. Más impuestos a las empresas La reforma sube el impuesto a las empresas desde el actual 20% a un 25%, en un plazo de cuatro años. Retención de 10% para socios y accionistas Además de tributar por sus utilidades, la reforma impone a las empresas retener otro 10% adicional, para pagar los impuestos de sus socios y accionistas. Impuestos personales y más registros La reforma baja la tasa máxima para los impuestos personales desde el actual 40% a un 35%. Y si bien plantea la eliminación del FUT desde 2017, los expertos advierten que abre espacio a ocho registros de utilidades. CAMBIOS EN JUEGO Para los contribuyentes, los expertos señalan que los principales cambios son la modificación del sistema de tributación sobre base percibida a renta atribuida desde la empresa y retención del 10% adicional por parte de la sociedad. También la baja a los impuestos personales, desde la tasa máxima de 40% a 35%. Para las personas, gravar las ganancias de capital en la enajenación de bienes raíces, pues se pagará impuesto sobre el mayor valor obtenido en la enajenación de bienes raíces, con excepciones. Para las empresas, subirá el impuesto de primera categoría desde 20% a un 25%, pero además se les impondrá la carga de pagar una retención a nombre de los dueños o socios del 10%. Con eso, el pago totalizará 35%, aunque no haya distribuido utilidades. El nuevo sistema obligará a las empresas a pagar los impuestos de socios y accionistas. La reforma plantea que esos tributos les serán devueltos posteriormente. Este esquema, sin embargo, generará un flujo obligatorio desde las empresas a las personas. Nuevos registros. Entre los registros incorporados en el proyecto de ley se encuentran el de Rentas Atribuidas Propias, Rentas Atribuidas de Terceros, Rentas Exentos e Ingresos No Renta, Diferencias Temporarias y Retiros o Distribución de Utilidades. También se seguirá conservando el FUT histórico. Cambios a las normas de sobreendeudamiento y de rebaja de intereses como gasto necesario para producir la renta. El proyecto busca cerrar ciertos vacíos legales, pero los expertos advierten que eso podría impactar en la inversión extranjera en el país y en el financiamiento de inversiones a largo plazo.

Reforma Tributaria

Fuente: La Tercera