Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

1 de Septiembre, 2015

Los desafíos tecnológicos que trae la Reforma Tributaria

Uno de los pilares de la Reforma Tributaria es reducir la evasión y elusión de los contribuyentes, para lo cual fortalece las atribuciones del Servicio de Impuestos Internos (SII) en varios aspectos. Uno de ellos es acceder directamente a la plataforma tecnológica del contribuyente y ver sus datos, incluso, en tiempo real.

Esto, que parece sencillo, abre tremendos desafíos para muchas empresas, pero también para el propio SII. Y según los plazos estipulados el próximo 30 de septiembre comenzarían a correr las exigencias, las que están claramente detalladas en el artículo 60, 60 bis y 60 ter, las cuales son claves en términos de infraestructura tecnológica.

“Actualmente los sistemas de información de las empresas no resuelven los temas tributarios sujetos al control del SII. Gran parte de los procesos tributarios se efectúan de forma manual”, explica Federico Morello, socio del área consultoría, gestión y tecnología de EY, firma que ya está trabajando con algunos clientes sobre este aspecto.

PROBLEMA DE INTEGRACIÓN

En términos generales, el artículo 60 dice cuál es la información que el servicio puede demandar de parte de los contribuyentes, haciendo énfasis en inventarios, balances y libros de contabilidad.

EL 60 bis se refiere de la posibilidad que tiene el SII para conectarse directamente a los sistemas de las empresas, pudiendo incluso replicar datos. El 60 ter, por su parte , es el de mayor impacto, ya que indica que el SII puede exigir sistema tecnológicos con temas tributarios a los contribuyentes. Finalmente lo que quiere el servicio es básicamente la fiscalización electrónica de todo lo que tiene que ver con el IVA.

“El problema es que las empresas tiene implementados básicamente ERPs, pero éstos sistemas son de contabilidad financiera más que enfocados a temas tributarios.

Prácticamente ninguno de estos sistemas (ni siquiera los tipo wordlclass), tienen soluciones tributarias”, agrega Morello. Por otro lado, hay empresas, especialmente las pymes, que utilizan algunos sistemas totalmente locales y con poca posibilidad de integrarse. “Muchos de esos datos no están en el formato tradicional de la hoja Excel donde se pueden analizar con menor dificultad, sino que son datos no estructurados provenientes de diversas fuentes.

Por su parte, las entidades fiscalizadoras tienen distintas áreas de acción, agregando mayor información para el análisis”, comenta Matías Gil, country manager de Teradata Chile y Perú, empresa tecnológica que ya realizó algo similar en Australia. Luego de implementar una solución de big data con objetivos similares a los de la Reforma Tributaria chilena, la Tax Compliance Australian Tax Office (ATO) descubrió US$230 millones en fraude de evasión en los primeros dos años, y redujo de 30 a 1 día el tiempo de entrega de datos a las áreas recaudadoras.

Dentro de este contexto, la “automatización” de los procesos tributarios es otro objetivo a corto plazo que debentener las empresas. Pero además, estos tienen que estar en sólo lugar y ser compatibles con los del SII. Por último, está el concepto de “trazabilidad y aduitabilidad”. El SII tiene que saber cómo se generó un número y que este, sea auditable. Por ejemplo, quién hizo los cálculos, quién hizo los ajustes, etc”, comenta Morello. El ejecutivo de EY concluye: “En la medida que las empresas se automaticen , las empresas van a ganar mucho”.

Reforma Tributaria

Fuente: Diario Pulso