Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

18 de Noviembre, 2013

“Optimismo en lo propio, pesimismo en lo colectivo”, por Macarena Navarrete

La mayoría de los principales ejecutivos y directores de las grandes empresas coinciden con el Gobierno y el Banco Central en el sentido que el crecimiento de nuestro país durante el próximo año debiera ser menor que el del año que está terminando. Lo sorprendente, sin embargo, es que, al tiempo de esperar desaceleración, estos ejecutivos dan señales de optimismo de lo que ocurrirá en sus propios negocios en los próximos 12 meses.

Esta dualidad, optimismo en lo propio, pesimismo en lo colectivo, queda reflejada en casi la totalidad de los aspectos analizados por el estudio Capital Confidence Barometer de EY (ex Ernst & Young).

Un elemento interesante tiene que ver con la confianza en el crecimiento del empleo. De acuerdo con nuestro último sondeo sólo un 26% de los ejecutivos tiene confianza en el crecimiento del empleo a nivel nacional, cuestión que no parece sorprendente dado el bajísimo nivel de desempleo actual. Sin embargo, consultados esos mismos ejecutivos por sus propias organizaciones, un 91% sostiene que contratará más empleados en el próximo año o al menos mantendrá los que tiene.

Algo parecido puede observarse en las expectativas sobre la disponibilidad de crédito. Sólo un 35% de los ejecutivos confía en que exista una adecuada disponibilidad de crédito el próximo año, lo que parece contradictorio con que el 66% de los mismos ejecutivos planee aumentar el apalancamiento de sus empresas en los próximos 12 meses y que más de la mitad esté planificando refinanciar sus pasivos en el mismo período.

¿Por qué se produce este fenómeno? Puede inferirse de nuestro estudio que los factores que tendrían una influencia negativa en las expectativas de estos ejecutivos en el devenir colectivo de nuestra economía serían la difusión de las proyecciones de crecimiento de nuestras autoridades, el temor del efecto que pudiera tener en nuestro país una desaceleración del crecimiento de China y el efecto de las discusiones político económicas que han existido en el marco de las campañas electorales que han estado desarrollándose con más intensidad en el último semestre.

Lo que es más difícil de concluir a propósito del estudio es qué lleva a estos ejecutivos pesimistas a sentirse optimistas en lo propio. Durante el año que viene un 53% de ellos piensa adquirir una empresa, casi todas esas transacciones por volúmenes entre 51 y 500 millones de dólares, esperando aumentar su cuota de mercado en los países en que operan. Estos ejecutivos de grandes empresas que con optimismo salen a adquirir nuevos negocios parecen concluir que la desaceleración anunciada, probablemente afectará a empresas más pequeñas que ellos y que la solidez de su organización no se verá impactada por las peores perspectivas que temen para el país en su conjunto.

Fuente: El Mercurio