Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

15 de Julio, 2014

¿Cómo resolverán las empresas el régimen tributario a adoptar?

Dos alternativas de tributación para las empresas y sus dueños o accionistas considera el protocolo de acuerdo suscrito entre gobierno y oposición para el proyecto de reforma tributaria.

Una, pagar impuestos en base a rentas atribuidas, con tasa de primera categoría (impuesto de empresas) de 25% imputable como crédito al global complementario (de dueños y accionistas) de 0% a 35%, calculado este último en base a todas las rentas atribuidas a las personas por sus participaciones societarias. La otra, hacerlo en un sistema parcialmente integrado, con primera categoría de 27% -imputable sólo en un 65% al global complementario (también con tasa de 0% a 35%-, que se aplicaría exclusivamente a las utilidades que las personas retiren desde sus empresas.

Accionistas

Lo anterior plantea la interrogante sobre quién y cómo decidirá, en cada empresa o sociedad, el régimen tributario a adoptar y la manera en que se vinculará esta determinación con la que adopten otras firmas relacionadas. Al no ser explicitadas en el protocolo, se espera que estas dudas sean abordadas en las indicaciones al proyecto que deberá ingresar el Ejecutivo en los próximos días para materializar el acuerdo.

Sebastián Guerrero, del estudio Guerrero Olivos, uno de los expertos que participó en la elaboración del documento, afirma que “lo conversado al momento del acuerdo es que la opción sobre el régimen tributario de la sociedad debe ser resuelta dentro de los órganos corporativos correspondientes a cada tipo de sociedad con los mismos quórums necesarios para acordar los aumentos de capital”. Explica que “entonces en las sociedades anónimas deberá ser acordado por la mayoría de los accionistas reunidos en una junta y, en una sociedad de personas, por la unanimidad de los socios”.

Complementa lo anterior Carlos Muñoz, socio de consultoría tributaria de EY. Señala que esta decisión debería quedar en manos de la administración de cada firma. “Todas las decisiones de este tipo son tomadas por la administración de la empresa. En las sociedades de personas será el socio administrador y en las sociedades anónimas el directorio. En ambos casos los administradores deberán procurar incrementar el valor de la empresa, lo que significa optar por la alternativa más conveniente”, afirma.

Por su parte, Javier Jaque, socio del área tributaria de KPMG, señala que al interior de cada empresa “debería ser el controlador” el que determine el régimen tributario. “Son las mismas facultades que éste tiene, por ejemplo, para la adquisición de maquinaria o respecto del personal de la firma. En este caso debería utilizarse un criterio similar”.

Respecto de las dificultades para el cumplimiento tributario que podría implicar que dos firmas relacionadas opten por sistemas distintos, por ejemplo que en una sociedad cascada una firma aguas abajo elija renta atribuida y otra aguas arriba sistema parcialmente integrado, un experto vinculado a la elaboración del protocolo señala que ello se resuelve a través de la imputación de crédito tributario. En este caso, la atribución de rentas al socio de la firma aguas arriba, explica, deberá considerar un crédito de 17,5% por primera categoría (el 65% de 27%) y no la totalidad de lo pagado en este gravamen. aguas abajo.

Régimen general

Rodrigo Benítez, de BDO, introduce un matiz. Asegura que las indicaciones debieran dar a uno de los dos sistemas el carácter de régimen general -que debería ser el parcialmente integrado-, dejando a la renta atribuida como opción sólo si se cumplen determinados requisitos. “La administración tributaria precisa que exista un régimen general para facilitar el cumplimiento y fiscalización de las obligaciones tributarias”, afirma. Añade que, asumiendo las dificultades de obligar a las personas a tributar sobre rentas atribuidas y para evitar controversias dentro de la empresa, “este régimen debería ser una alternativa, por ejemplo, sólo para aquellos casos en que concurran unánimemente los socios o accionistas”.
Recuadro :
-“En las S.A. (el régimen) deberá ser acordado por la mayoría de los accionistas en una junta”. Sebastián Guerrero Estudio Guerrero Olivos

-“La administración debe elevar el valor de la empresa (...) optar por la alternativa más conveniente”. Carlos Muñoz Consultoría Tributaria EY

PARA ENTENDER

-El protocolo de la reforma tributaria permite optar a un régimen de renta atribuida o parcialmente integrado.

-Expertos creen que las juntas de accionistas, y directorios, jugarán un rol clave para decidir sobre qué régimen utilizar.

-Se espera que gobierno aclare dudas en las indicaciones que ingresará el proyecto en los próximos días.

Reforma Tributaria

Fuente: La Tercera