Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

23 de Julio, 2014

"Reforma tributaria: Tributación de los planes de acciones" por Mauricio Peñaloza

El proyecto de reforma tributaria presentada por el gobierno contiene una modificación al número 8 del artículo 17 de la Ley de Impuesto a la Renta, estableciendo que constituye mayor remuneración para los trabajadores, el beneficio que proviene de la entrega que efectúa la empresa de una opción para adquirir acciones.
En general, los planes de acciones para trabajadores se estructuran sobre la base de dos elementos esenciales: el primero, la permanencia del trabajador en la empresa por un largo plazo (3 a 5 años en general) y el segundo, el aumento del valor de mercado de la acción durante el mismo período. De esta forma, si un trabajador se mantiene en la compañía, tendrá derecho al cabo del período acordado a comprar acciones de la empresa a un determinado precio.
En términos prácticos, los planes tienen cuatro etapas principales.
-La primera etapa, se denomina la de “otorgamiento” y consiste en otorgar a cada trabajador un número determinado de opciones para que en el futuro pueda comprar acciones de la sociedad a un precio determinado.
El día de dicho otorgamiento el trabajador claramente no percibe ningún beneficio, ya que la opción por regla general no puede ser transada ni cedida y el trabajador lo único que puede hacer con su opción es esperar el cumplimiento del plazo y condiciones para poder ejercerlas y comprar las acciones.
-Una vez otorgadas las opciones, se inicia una segunda etapa denominada “maduración”, la que consiste en el cumplimiento del plazo y/o condiciones para que el trabajador pueda efectivamente comprar las acciones.
-Después que se ha producido el “otorgamiento” y la “maduración” de la opción, nacerá la tercera etapa del plan, conocida como “ejercicio” en la que el trabajador efectivamente compra las acciones respectivas al precio y condiciones pactadas.
Hasta esta etapa, el trabajador no ha ganado nada, por el contrario ha debido incurrir en un gasto, ya que tuvo que comprar las acciones al precio pactado, si es que decidió ejercer sus opciones de compra. Solo en el caso de que el empleador le financiara o regalara la totalidad o parte del valor de las acciones, podría considerarse que ha habido un ingreso tributable para el trabajador, lo cual generalmente no ocurre en los planes, ya que el financiamiento de la compra es soportado totalmente por el trabajador.
-Finalmente, si el trabajador ha ejercido efectivamente sus opciones y compró acciones, podrá iniciar la cuarta y última etapa del plan, la cual consiste en la “venta” de las acciones que ya compró, mediante la cual podría obtener una ganancia de capital, la cual puede estar gravada con impuestos.

Ejemplo:
En junio de 2014, la empresa me otorga una opción para que a partir de junio de 2017 yo pueda comprar una acción de la compañía en $10.000, que es el valor actual de mercado de la acción. Durante los tres respectivos años, yo claramente no tendré ningún beneficio ya que, por ejemplo, si me voy de la empresa, no me pagarán al respecto y no tengo derecho ni siquiera para vender o ceder la opción.
Solo una vez que llegue junio de 2017 podré comprar la acción y al precio fijado ($10.000). Como su nombre lo dice es una opción, no estoy obligado a comprarla, ya que, por ejemplo, si la acción en junio de 2017 está en el mercado en $9.000 me conviene más comprar la acción en el mercado y no ejercer la opción, ya que me costará $1.000 más de precio.
Supongamos, por el contrario, que la acción en junio de 2017 está en el mercado en $12.000, probablemente yo ejerceré mi opción comprándola en $10.000 y podré venderla posteriormente en $12.000 en el mercado y ganaré $2.000.
Esos $2.000 serán un ingreso para mí y, por tanto, afecto a impuestos, salvo que se pueda aplicar algún régimen especial de tributación.

¿Perjuicio para el trabajador?
La nueva norma que ha propuesto el gobierno, establecería la obligación de tributar al momento del otorgamiento de la opción, considerando dicho otorgamiento como una supuesta remuneración para el trabajador.
Cabe preguntarse entonces, ¿qué valor debo considerar para establecer ese supuesto ingreso del trabajador?: ¿el valor de la acción al día del otorgamiento?; ¿un porcentaje del valor de la acción al día del otorgamiento?; ¿qué porcentaje?; etc.
¿Qué pasará entonces cuando le apliquemos un impuesto calculado artificialmente al momento del otorgamiento y el trabajador termine su contrato de trabajo antes del período de maduración por lo cual nunca llegue a ejercer las opciones?
¿El Servicio de Impuestos Internos le devolverá los impuestos que pagó al momento del otorgamiento?
Me han preguntado cuál es la lógica de esta nueva norma propuesta y creo que simplemente no tiene lógica, ya que se aplicará un impuesto a una situación que no ha generado un incremento de patrimonio para el trabajador y es solo una mera expectativa.
Espero que el texto final de la nueva ley corrija esta situación, ya que de lo contrario desaparecerán en Chile los planes de acciones para trabajadores, los cuales constituyen una importante compensación de largo plazo.

Reforma Tributaria

Fuente: Revista Dinero