Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

24 de Julio, 2014

Carlos Muñoz explica la Reforma Tributaria

La semana pasada la comisión de hacienda del Senado chileno alcanzó un acuerdo con respecto a las modificaciones al paquete de reformas tributarias propuesto por el gobierno, el que se espera sea aprobado por el Congreso dentro de un par de meses.
Las modificaciones incluyen propuestas para introducir dos sistemas tributarios, con diferentes tasas de impuesto corporativo para las empresas e impuesto a las utilidades para los accionistas. Para conocer más a fondo las propuestas y saber de qué manera podrían afectar a las empresas que operan en Chile, BNamericas conversó con Carlos Muñoz Saravia, socio de consultoría tributaria de EY en Chile.

BNamericas: ¿Qué propuestas surgieron a partir del acuerdo alcanzado por la comisión de hacienda del Senado la semana pasada?

Muñoz: En el impuesto corporativo va a haber dos modalidades. Una con un sistema integrado de tributación. Integrado hay que entenderlo como cuando el impuesto de la empresa es usado por el accionista, por el socio, cuando retira el dividendo. Aunque puede ser dividendo o retiro de utilidades de una sociedad de personas, o de una sociedad anónima. O sea, el sistema integrado es cuando la empresa paga el impuesto corporativo, y el accionista paga su impuesto terminal personal, pero puede usar el impuesto corporativo como crédito. Vamos a seguir teniendo una sistema así, pero el cambio que hay respecto a lo que había es que el sistema integrado va a ser un sistema de renta atribuida.

BNamericas: ¿Qué significa eso?

Muñoz: Que la empresa paga por las utilidades que genera de forma devengada, y el accionista también lo paga en forma devengada, es decir, independiente de que el accionista haya recibido en su patrimonio esta utilidad de parte de la empresa, va a pagar el impuesto igual, o sea va a ser por atribución y no por percepción. Un ejemplo simple. Si la empresa gana US$100, y paga impuesto por US$25, le quedan US$75. El accionista debe tributar por los mismos US$100, y usar como crédito los US$25. Independiente de que el accionista no haya retirado nada, solamente todo el flujo de caja que quedó en la empresa, el accionista debe pagar igual el impuesto personal de 35% pero utilizando el 25% pagado por la empresa como crédito, y entonces va a tener que pagar la empresa US$25 y el accionista US$10 y va a tener una tributación total de US$35, independientemente de que el accionista haya obtenido o no dividendos.

BNamericas: ¿Cuál es el segundo sistema?

Muñoz: Se propone un segundo sistema, que va a ser semiintegrado y que va a tener un impuesto en la empresa, un impuesto corporativo, que nosotros llamamos impuesto de primera categoría, con una tasa no del 25% como el anterior sino con la tasa del 27%, y además va a existir un impuesto al dividendo, para cuando efectivamente haya flujo desde la empresa hacia el accionista. Entonces el accionista va a tener que pagar un impuesto personal de 35%, pero en el crédito que va a usar no va ser el 100% del impuesto que va a haber pagado la empresa, en este caso los US$27, sino que el crédito que va a poder usar es el 65% de los US$27.

BNamericas: ¿Cuál será la tasa efectiva de impuesto que va a soportar?

Muñoz: Ese es un tema muy relevante. Hoy día se está estimando que bajo el sistema semiintegrado, este que tiene una parte en la empresa y otra parte en el accionista, y donde el accionista no puede usar el 100% del impuesto que paga la empresa, pero que lo paga solamente en el caso que haga retiros, que recibe dividendos, en ese sistema la tasa efectiva del inversionista debiera ser de aproximadamente 44%. Y en el sistema de renta atribuida, que es un sistema integrado, la tasa efectiva para los inversionistas debiera ser 35%.

BNamericas: ¿Y cuál sería la razón de optar por el sistema de 44%?

Muñoz: Lo que se prevé es que las pequeñas empresas van a optar por el sistema de renta atribuida y las grandes empresas por el sistema semiintegrado de 44%. ¿Por qué? Porque en las pequeñas empresas el dueño retira un cantidad importante de dinero y no reinvierte mucho en la empresa. Van a optar por el sistema de renta atribuida con carga de 35%, pues si optan por el sistema semiintegrado, es muy probable que su carga tributaria anual se aproxime a 44%. En el otro extremo, grandes empresas que tengan por política distribuir dividendos en el rango del mínimo legal (30% de las utilidades), o menos, optarán por el sistema semiintegrado, soportando una carga fiscal anual que se aproximará al 27% y no a 35% como sería la carga del sistema de renta atribuida. Ese es un elemento. El segundo elemento es que en general la teoría económica dice que la obligación de la administración de las compañías es dar un mayor valor económico a las compañías, y por lo tanto debieran evaluar cuál es el sistema que más les conviene en este sentido y optar por dicho sistema. Entonces, mientras más utilidades tú reinviertas en el sistema semiintegrado -o sea, no las retires- más valor va a tener la compañía porque va a tener mayor capitalización, mayor liquidez, mayor solvencia y, por lo tanto, el mercado de alguna forma lo va apreciar.

Reforma Tributaria

Fuente: BNAmericas