Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

21 de Octubre, 2013

“Cinco claves para fomentar el emprendimiento”, por Cristián Lefevre

El emprendimiento es fundamental para el desarrollo de las economías. Ejemplo de ello es que sólo en los miembros del G20 los negocios que están comenzando generan el 50% de los empleos de esos países. Ante esto, es de vital importancia que exista una cultura de fomento del emprendimiento y un rol fundamental en esta tarea deben tener los gobiernos, los propios emprendedores y las corporaciones.
Así lo establece el último estudio de EY (ex Ernst & Young) “The Power of Three”, el cual consultó a 1.500 emprendedores de todos los países miembros del G20. De acuerdo con las respuestas entregadas por los encuestados, se pueden englobar cinco elementos clave que se deben desarrollar para fomentar el emprendimiento.
El primero de ellos es facilitar el acceso a financiamiento. El 70% de los consultados afirmó que esta es la prioridad al momento de crear un negocio y que es necesario innovar en nuevas plataformas de financiamiento. Una medida en este sentido podría ser impulsar al sector privado a invertir en proyectos emprendedores a través de incentivos tributarios, por ejemplo.
El segundo elemento que destacaron los consultados es la necesidad de desarrollar una “cultura del emprendimiento”. Sólo el 15% afirmó que en sus países existía esta cultura. En este punto tienen un rol fundamental los mismos emprendedores, quienes deben dar a conocer sus experiencias e impulsar a otras personas a comenzar sus propios negocios. Además, las mujeres, los jóvenes y los inmigrantes pueden hacer en este punto una gran contribución, por ello se les debe dar más facilidades para acceder a financiamiento para proyectos que muchas veces prometen tener éxito.
En tercer lugar se encuentran los impuestos. En los países que existen incentivos tributarios para el emprendimiento hay una alta tasa de creación de nuevas empresas. Un 84% de los encuestados por el estudio EY dijo que se deben simplificar los sistemas tributarios de sus países, mientras un 83% afirmó que los incentivos tributarios a la innovación refuerzan el emprendimiento. Los emprendedores deben ser activos en este sentido y estar siempre atentos a las oportunidades que ofrecen los gobiernos de sus países.

Otro elemento fundamental es la educación y entrenamiento. El emprendedor no nace, se hace. En ese sentido, las personas que inician un negocio deben tener la posibilidad de prepararse. En esto las universidades tienen un papel muy relevante. A través de un entrenamiento efectivo, los países contarán con emprendedores que tengan los conocimientos necesarios para poder mantener sus negocios en el tiempo y, por lo tanto, generar crecimiento en sus lugares de origen en forma sostenida.
El último elemento es con el que comencé esta columna: la acción coordinada entre los sectores público, privado y voluntario. Esto incluye universidades, laboratorios de investigación, grandes empresas, organizaciones no gubernamentales, inversionistas y, sobre todo, los emprendedores exitosos. El fomento del emprendimiento debe ser un objetivo país, por la gran relevancia que tiene para el crecimiento y desarrollo de las naciones.

Fuente: Diario Financiero