Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

2 de Octubre, 2014

Juan Pablo Hess sobre relación Chile-Alemania: “La oferta de nuestros servicios va acorde a las necesidades del mercado local”

Alemania es el socio comercial más importante de Chile en Europa. El intercambio comercial entre Chile y Alemania se duplicó en los últimos 10 años, con un aumento de 2,36% en 2013 respecto del año anterior, con unos 5.000 millones de dólares. Así, para el presidente de la Cámara Chileno-Alemana de Comercio e Industria, Camchal, el balance que hace de las relaciones comerciales es más que positivo.

¿Cómo es el nivel de inversiones alemanas en Chile?

Las inversiones alemanas en Chile mostraron un fuerte aumento en el transcurso de la última década: el monto total alcanza más de 2.000 millones de dólares, duplicándose así la cifra que se registraba el 2003. El desarrollo estable de Chile le ha dado una ventaja específica a nuestro país, pese a su reducido tamaño de mercado. Y aunque este tamaño le impide acercarse a los dos mercados donde se concentra la inversión alemana de la región, Brasil y México absorben el 45 y 30 % respectivamente, ya se encuentra en el tercer lugar, desplazando a Argentina.

Quiero mencionar aquí algunas empresas que con sus inversiones y compromiso constante han aportado a este considerable salto en los volúmenes de inversión en los últimos años: Hochtief y Züblin en el sector de construcción e infraestructura, Südzucker/Orafti en la Agroindustria, Ferrostaal y Linde en plantas industriales, Rockwood, Lithium, Henkel y BASF en el ámbito de la industria química, Grünenthal en el sector farmacéutico, las empresas de logística DHL y Hapag Lloyd, así como K+S, que constituyó además la primera inversión alemana en el campo de la explotación minera.

En el rubro inmobiliario, DIFA (Deutsche Immobilien Fonds AG), que ahora firma con su nuevo nombre (Unión Investment Real Estate) compró, en diciembre 2007, al Fondo de Inversión Las Américas, la totalidad del edificio Birmann. 65 millones de dólares fue la suma total en que se cerró la venta del coloso de 16 pisos ubicado en Sánchez Fontecilla. En abril del 2008, la misma empresa alemana compró la Torre París, en pleno corazón de Providencia, por un valor de US$ 57 millones, después de adquirir a principios del mismo año el edificio Xerox. Por un monto superior a los US$ 200 millones, el fondo alemán Deka Immobilien, de Deka- Bank Group, se convirtió en dueño del 80% de la torre Titanium La Portada. Esta es por lejos la mayor venta inmobiliaria que se ha hecho en Chile, y la mayor en Sudamérica. En julio 2013, GLL Real Estate Partners, tras adquirir Parque Titanium II, pagó US$ 90 millones para Territorio El Bosque. A ellos, se suman docenas de empresas medianas alemanas que cubren prácticamente todos los sectores de la vida económica de Chile y aportan a la creación de valor y a la incorporación de altos estándares de calidad, innovación y tecnología en sus actividades locales. Y aunque no se logre establecer una cifra exacta de todas las inversiones, pues las estadísticas no consideran las reinversiones de empresas alemanas que ya están en Chile y muchas veces tampoco pueden dilucidar el real origen de los flujos de capital, porque se enteran a través de filiales en otros países, nuestra cámara observa un claro crecimiento del interés de las empresas alemanas en Chile.

¿Cuáles son las proyecciones en ese sentido para los próximos meses?

Hacer proyecciones para algunos meses no tiene mucho sentido. La tendencia es más bien al alza, siempre y cuando se mantengan las reglas claras y estables para los inversionistas y se logre mejorar las condiciones en temas como energía, mercado laboral, infraestructura y capital humano calificado.

¿Cómo calificaría la situación actual de Camchal y cuáles son sus proyectos?

Camchal es la mayor cámara bilateral de comercio e industria en Chile, representando los intereses de sus 640 socios, de empresas pequeñas, medianas y grandes. Fomentando así el intercambio comercial, tecnológico y de inversiones entre ambos países así como la transferencia de knowhow y mejores prácticas a Chile. Además, formamos parte de la red global de las cámaras alemanas en el exterior la que abarca, con sus 130 oficinas en 90 países, el 99 % del intercambio comercial alemán. Así, las empresas alemanas disponen de un apoyo profesional de profundo conocimiento local en prácticamente todos los mercados. Esta red permite que empresas chilenas accedan, a través de CamchalL, a cámaras alemanas en otras partes cuando buscan nuevos mercados o socios tecnológicos.

Como entidad gremial ofrecemos a nuestros socios una amplia gama de servicios y oportunidades de networking. En 2013 más de 70 eventos, seminarios, foros, ruedas de negocios y docenas de cursos especialmente diseñados para nuestros afiliados y clientes congregaron a casi 10.000 participantes. Ello demuestra que la oferta de nuestros servicios va acorde a las necesidades del mercado local. Por ello, concentramos nuestras actividades en ámbitos como sustentabilidad, energía, minería, innovación y formación técnica, que son de importancia estratégica para Chile y donde Alemania puede aportar con tecnología, experiencia y knowhow.

El tema de la formación y capacitación técnica tiene para nosotros una gran relevancia. La competitividad de la industria alemana se basa en su capital humano altamente capacitado. La principal respuesta al desafío de la economía de Chile -de ser más productiva- y de esta manera más competitiva para poder crecer y asegurar el bienestar de todos, posiblemente se encuentre en la formación técnica de su gente.

Alemania puede ser un gran aliado en la consecución de esta meta. Son más de 120 empresas alemanas las que están presentes a través de filiales en el mercado nacional, y cerca de 500 empresas locales representan productos y servicios “made in Germany”.

Fuente: La Tercera