Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

28 de Septiembre, 2015

Repatriación de capitales superaría con creces la meta inicial del gobierno

Impuestos por $ 64 mil millones, unos US$ 91 millones, planeaba, inicialmente, recaudar el Fisco en 2015 a través del mecanismo transitorio y voluntario para la declaración de capitales en el exterior. Sin embargo, tanto las cifras de acogida al mecanismo dadas a conocer hasta ahora por el Servicio de Impuestos Internos (SII) sumadas al creciente interés que advierten los expertos tributarios, principalmente entre contribuyentes de mayor tamaño, lleva a los especialistas a proyectar que esa cifra se superará por lejos, ubicándose por encima de los US$ 600 millones. Incluso hay quienes apuestan a ingresos cercanos a los US$ 1.000 millones.
La repatriación de capitales permite a contribuyentes domiciliados en Chile regularizar, por este año, las rentas y bienes que posean en el exterior y que a la fecha no hayan sido oportunamente declaradas y tributadas. Dichos capitales pagarán una tasa única de 8% y el plazo para acogerse al mecanismo se extiende desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre de 2015.
La iniciativa formó parte de los acuerdos alcanzados al amparo de la reforma tributaria de 2014. Aunque no existen datos oficiales sobre el total de capitales en el exterior no tributarios por contribuyentes nacionales, algunas estimaciones los calculan en cerca de US$ 50 mil millones.
Las cifras del SII dan cuenta de un alza progresiva de las declaraciones. En febrero fueron sólo dos, en agosto 121, y a la fecha acumulan 400, sumando US$ 80 millones en impuestos.
Juan Pablo Cabello, abogado de Cabello Letonja y Cía., dice que el total de impuestos recaudados por este concepto debiese superar “tranquilamente” los US$ 600 millones, a medida que conforme se acerca al plazo límite, más contribuyentes se acogerán a éste.
Además de la tasa preferente -8% versus un global complementario de hasta 35%-, Cabello destaca la oportunidad de regularizar obligaciones pendientes y evitar posteriores sanciones y multas en un contexto de mayores atribuciones de fiscalización del SII y un incremento en la coordinación de los organismos tributarios internacionales.
“Es razonable pensar que la recaudación en Chile pudiere llegar a cifras que superen a lo menos cinco veces la meta. Ello, en la medida que continúen las señalas proactivas con este sistema, y se simplifique el procedimiento de presentación”, sostiene. De hecho, desde el próximo 1 de octubre Impuestos Internos pondrá a disposición de los contribuyentes una plataforma web para realizar declaraciones.
Rodrigo Benítez, socio de Tax & Legal de BDO va más allá y cree que los impuestos por repatriación podrían acercarse a US$ 1.000 millones. “En el último tiempo el aumento ha sido exponencial, antes uno decía que se estaba duplicando mensualmente, ahora diría que se está triplicando o cuadruplicando”. subraya. Agrega que “nuestra estimación es que si hubiera 300 grandes contribuyentes que en promedio declararan US$ 40 millones cada uno, significaría una recaudación de US$ 960 millones”.
El especialista explica que en los últimos meses deberían concentrarse las declaraciones de contribuyentes de mayor tamaño, “que son los que tienen más que arriesgar, y se toman más tiempo en tomar una decisión. Lo que se ha visto últimamente es que se están convenciendo de que esto es lo que hay que hacer y, entonces, en estos tres últimos meses que quedan es cuando mayor impuesto se van a generar”.
De acuerdo al socio líder de Tax & Legal de KPMG, Francisco Lyon, esta medida ha tenido éxito ya que se trata de una oportunidad única para regularizar situaciones de inversiones en el exterior no declaradas. “Asimismo, las señales que ha dado la autoridad son positivas en cuanto a resolver adecuadamente diversas situaciones que se presentan caso a caso, frente al cumplimiento de los requisitos necesarios como para que los contribuyentes puedan acogerse a este sistema”.
El senior manager Tax & Legal de PwC, Rodrigo Winter, agrega que las normas sobre intercambio de información, FATCA y otras, permitirán conocer más fácilmente los bienes y rentas que los contribuyentes chilenos tienen en el exterior por lo que esta opción aparece como una buena oportunidad para anticiparse a los cambios venideros.
En tanto, el socio de Consultoría Tributaria de EY, Bernardo Marchant, señala que en el plano local, producto de la Reforma Tributaria, la norma de mantener inversiones en el extranjero se volvió más exigente. “Por tanto, en este escenario incorporarse o normalizar la situación fiscal, acogiéndose a esta nueva norma es un muy buen escenario en miras a lo que se viene y con el fin de poder invertir los fondos en el exterior en este nuevo escenario global”.

Extensión del plazo
Benítez, además, ve con buenos ojos extender el plazo del 31 de diciembre para acogerse a este beneficio. “Esto podría ser en virtud de una regulación del propio SII que posibilite que los contribuyentes declaren hasta alguna fecha determinada utilizando este mecanismo”. En ese sentido, el experto alerta que con el nuevo sistema de declaración por internet existe el riesgo de no alcanzar a procesar todas las declaraciones, que se concentrarían en los últimos meses. “El riesgo es que colapse el sistema, colapsen las mismas auditoras y colapse el sistema informático del SII al 31 de diciembre. No siendo este un plazo fatal, el SII eventualmente puede generar una ventana que permita que esto no ocurra”.
Posición similar tiene Lyon, ya que asegura que “hay muchos contribuyentes que probablemente no se alcancen a acoger por falta de tiempo en reunir toda la información necesaria, fundamentalmente del exterior, frente al exhaustivo análisis técnico que debe hacerse caso a caso”.
En cambio, Marchant cree que esta medida no es necesaria “porque sólo se lograría que los contribuyentes dilaten su decisión”. Winter añade que la extensión del plazo debe ser a través de una ley que debe ser promulgada antes del 31 de diciembre, “lo que es bastante improbable”.

Reforma Tributaria

Fuente: La Tercera