Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

4 de Noviembre, 2014

“Reforma Tributaria y estados financieros”, por José Paredes


Ya publicada la Ley sobre la Reforma Tributaria, llega el momento de reconocer en los estados financieros, el efecto que está provocará en los resultados de las empresas. Esto porque de acuerdo a IFRS (principio contable vigente en Chile) el efecto que provocará el cambio de tasa de impuesto para los ejercicios siguientes hay que reflejarlos en el resultado de las empresas desde los balances cerrados al 30 de septiembre de 2014.



Recordemos que la nueva tasa de impuesto irá desde el 21% para el año 2014 hasta el 25% o 27% en el año 2017 (25%o 27% dependiendo del sistema de tributación por el que  se opte). El efecto a reconocer en los estados financieros del 2014, puede no ser menor, ya que dependiendo de la fecha en que se estima se reversaran los impuestos diferidos, que se encuentran registrados en las empresas con tasa del 20%, el activo o pasivo por dicho impuesto diferido se podría  incrementar hasta en un 7%. Este incremento afectará directamente los resultados del año 2014.



Veamos dos casos prácticos. Si una empresa tiene un pasivo por impuesto diferido generado por ejemplo por la valorización del activo fijo (propiedad, planta y equipo conocido en terminología IFRS) uno tendería a pensar que el reverso de ese impuesto diferido ocurrirá más allá del año 2017 (en este caso se reversa principalmente vía depreciación) por lo tanto, las empresas que están en este caso deberán incrementar el pasivo por impuesto diferido hoy, con cargo a los resultados del ejercicio 2014 hasta en un 7% (pérdida).



Al contrario, si una empresa tiene un activo por impuesto diferido, por ejemplo, generado por una pérdida tributaria a recuperar a futuro (más allá de 2017), deberá incrementar hoy ese activo por impuesto diferido con abono a los resultados del ejercicio 2014 hasta en un 7% (utilidad). En resumen independiente del pago de impuestos, en abril de 2015, las empresas deberán reconocer por un monto de hasta un 7% del activo o pasivo por impuestos diferidos en los resultados 2014 y por consiguiente incrementar o disminuir el resultado de este año. 


Reforma Tributaria

Fuente: Diario Estrategia