Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

18 de Noviembre, 2015

Inversionistas cada vez más interesados en la información no financiera

Ya no basta la rentabilidad en su estado puro. Los grandes inversionistas a nivel global están comenzando a preocuparse de otros temas como el impacto al medioambiente, la relación con las comunidades y claramente, la ética empresarial, como se ha visto en las últimas semanas con Volkswagen a nivel mundial y con el cartel del tissue en Chile.

Según un reciente estudio de EY (ex Ernst & Young) que analizó las tendencias en las decisiones de 200 grandes inversionistas a nivel mundial, el 41% de los encuestados descartaría una inversión si es que ésta no posee lo que se denomina “información no financiera”. O sea, temas medioambientales, sociales y de gobernanza, que para efectos del documento se consideran como “Environmental, Social and Governance Risk” (ESG).

El documento, denominado como “Tomorrow’s Investment Rules 2.0”, fue realizado por el área de Sostenibilidad y Cambio Climático de EY, muestra en detalle como los inversores institucionales demandan cada vez más información no financiera a las empresas y que éstas, a su vez, recojan de manera clara y concisa los riesgos sobre los resultados de las compañías al tiempo que cuantifique los riesgos sobre una pérdida potencial de la inversión.

Según la opinión de los consultados, existe una importante carencia de información no financiera, en un momento en que los riesgos ambientales y sociales afectan a las decisiones de inversión. Así, el 64% aseguran que las empresas no divulgan adecuadamente el riesgo ESG, lo que podría afectar a su modelo de negocio actual, y el 39% anuncian que pedirán a las empresas que proporcionen información más detallada en el futuro.

Sin embargo, según lo muestran las cifras (ver gráficos) existe una clara evolución de las empresas en este aspecto, si se considera el primer estudio, realizado el año pasado. En términos generales, el porcentaje de los que respondieron que consideran importante la información no financiera pasó de 32% en 2014 a 62% en 2015. Así, el porcentaje de inversionistas que evalúa las declaraciones sociales y ambientales de las empresas aumentó a 79% este año, desde el 64% de 2014.

Stranded assets
El informe de EY también señala que los inversionistas han puesto el foco de atención en identificar el riesgo procedente de los activos bloqueados (stranded assets) por factores no financieros. Este concepto se refiere a activos que pueden sufrir un proceso de devaluación imprevisto a partir de factores negativos externos como medioambientales o sociales.

Así, según el estudio, el 36% de los inversionistas institucionales encuestados declaró haber vendido en el último año participaciones accionarias de una empresa debido al riesgo de activos bloqueados, mientras que 27% lo pondrá bajo revisión en el futuro más inmediato. “Hay una creciente preocupación por esta pérdida de valor de activos de forma prematura o inesperada, a pesar de que al principio, tienen buena proyección y los inversionistas están dándose cuenta que gran parte de esa pérdida tiene que ver con temas regulatorios, ambientales y de conflicto social y esto lo están evidenciando en sus portafolios para las próximas inversiones”, comenta Alejandra Medina, gerente de sustentabilidad de EY en Chile.

La ejecutiva agrega además que, por ejemplo, prácticamente todos los fondos de inversión que han estado comprando activos mineros en el último tiempo son europeos, “por lo que este tipo de industria, tiene que preocuparse cada vez más de cómo informa y evita el impacto al medioambiente y las comunidades, entre otras cosas”, dice.

Claramente, el ejemplo de Barrick Gold con su proyecto Pascua Lama es un símbolo de cómo los inversionistas están preocupados además de bajar su apuesta por compañías con conflictos con la comunidad y no cumplimiento de ciertas regulaciones.

En este contexto a la pregunta “¿ Usted hace una evaluación metódica de impactos sociales y ambientales de su portafolio?”, el año pasado el 19% dijo que sí, mientras que en la versión de 2015, la cifra alcanzó a 37%. Incluso, temas como los reportes de sustentabilidad o ser parte de los estándares internacionales en este tipo de materias, son cada vez puntos que suman a la hora de las tomar una decisión de inversión, según la investigación de EY.

Según Medina, otro de los hallazgos interesantes del reporte fue encontrar que los encuestados estimaban que existe poca información comparativa para medir los puntos referentes a los ES.

Por industria
El año pasado, el estudio indicó que los sectores que dominaban la preocupación de los inversionistas eran minería y energía, con un 46,6% y 44.8% respectivamente. Para la versión 2015, estas áreas bajaron bastante. En cambio, el ítem “Todos los anteriores”, subió de un 33,7% a un 61,5%. “Esto demuestra claramente que ahora la preocupación por los elementos no financieros es absolutamente transversal y no está enfocado sólo a las industrias que tradicionalmente se asocian con problemas medioambientales y conflictos con la comunidad”, apunta Alejandra Medina.

Prácticamente, todo el resto de los segmentos bajó, tomando en cuenta la preocupación general por los riesgos no financieros. Los Servicios de Negocios y los Servicios Financieros, se mantuvieron como los menos preocupantes para los inversionistas. En el informe se recogen además las principales preocupaciones de los inversores institucionales a la hora de replantearse una posible inversión.

Por ejemplo, si una empresa ha registrado un mal desempeño ambiental, el 76% de los encuestados reconsideraría su planes; lo mismo haría el 73% si la compañía en cuestión no es capaz de gestionar los riesgos en la cadena de suministro. Además, el 41% afirma que descartaría de inmediato una inversión si una empresa careciera de una estrategia clara para crear valor a corto, medio y largo plazo.

Por región
Si desglosamos los resultados por región claramente, Asia está al final de la lista en cuanto a presentación de información no financiera. Sin embargo, se nota un creciente interés por estas materias, especialmente por incorporar el ESG en sus decisiones.

En cuanto a EEUU y Canadá, el 62% de los inversores encuentra esencial a los informes integrados al momento de tomar una decisión, bastante más que el 47,7% del 2014. Sin embargo, claramente la región europea es quien está a la cabeza al considerar los factores no financieros a la hora de invertir. El 42% de los consultados realiza sus decisiones tomando en cuenta los ESG.

Prácticamente a la par está Australia, donde el 82,6% de los inversores -una porción mayor que en cualquier otra región – considera los factores no financieros como relevantes en las decisiones de inversión en todos los sectores. Con respecto a América Latina, el estudio de EY indica que tanto inversores como empresas, han mostrado que si bien había un menor interés en la información no financiera, en el último ha año se produjo una recuperación.

El 57,1 % de los inversores latinoamericanos, más que cualquier otra zona geográfica, afirman haber reducido durante el último año sus participaciones debido al riesgo de los activos bloqueados. “Hay una calara conciencia y preocupación en América Latina por incorporar los temas no financieros en el desempeño de la empresa y así atraer las inversiones”, aclara la ejecutiva de EY en Chile.

Por ejemplo, en Brasil ya llevan 10 años con el Índice de Sostenibilidad, donde 40 empresas incorporan este ítem a su desempeño. En Chile, a principios de octubre, se lanzó un índice similar con 12 empresas involucradas.

Fuente: Diario Pulso