Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

12 de Enero, 2015

El nuevo rayado de cancha que viene para los bancos

Uno de los hechos que marcará la agenda bancaria durante este año será el envío al Congreso del proyecto que perfecciona la actual Ley General de Bancos por parte del Ministerio de Hacienda, el cual se concretará durante este primer semestre. El Gobierno pretende darle a la actual legislación un estándar internacional emulando a los países que se rigen por la norma Basilea III creada a partir de la crisis subprime de 2008.
En esa línea, los bancos locales deberán realizar una serie de ajustes que le permitan fortalecer su solvencia, obteniendo una mayor liquidez y así poder enfrentar futuras situaciones de estrés financiero. Para algunos analistas del sistema financiero, la banca chilena no puede seguir usando un modelo como Basilea I, adoptado a mediados de los 80 ya que la situación económica local ha cambiado, y los riesgos son mayores. En ese sentido, las modificaciones a la actual norma le exigirá a los bancos que tengan un capital adecuado que vaya en línea con las condiciones volátiles del mercado internacional y le permita tomar resguardos.
Según el socio de Consultoría para la Industria Financiera de EY Chile, Rodrigo Leiva, “el cambio quizás más significativo, es que las entidades van a ser exigidas en cuanto a que el capital sea un mejor reflejo de los riesgos que el propio banco, sus propios negocios enfrentan y en todos los ámbitos”. Esto último tomando en cuenta que el objetivo de la autoridad es adaptar (y no adoptar) la regulación local a los parámetros de Basilea III. Sin embargo, el ejecutivo enfatiza que estos aspectos la Superintendencia de Bancos junto con las instituciones financieras ya vienen trabajando durante el último tiempo, sólo que no se ha formalizado legalmente. El experto añade que la ley debería contemplar que dentro de los gobiernos corporativos de los bancos se incluyan a especialistas en gestión de riesgo.
Otro de los ajustes que deberían evaluar los bancos sería poder obtener financiamiento internacional con tasas más bajas en la medida que se avance a Basilea III. Para el economista y ex superintendente de Bancos, Raphael Bergoeing, “hoy día se está haciendo castigar a los bancos cuando están en países en los que no hay compromiso todavía con Basilea III, y eso se castiga entendiendo que ese país está menos preparado para una crisis, por lo tanto es más riesgoso, y por eso se le cobra más a los bancos cuando se tienen que financiar., recordando que Chile es un país chico”. El ex regulador agrega que ese costo que tendrán los bancos por no adoptar estándares internacionales podrían absorberlos los clientes de las entidades financieras.

Preparación de los Bancos

Y en ese último punto, hay algunos bancos dentro del mercado local que estarían más preparados que otros para adaptarse con mayor facilidad a los cambios regulatorios. Y son aquellos que están ligados a instituciones extranjeras que operan en países que, precisamente, se rigen por Basilea III. “Algunas instituciones locales han trabajado y están un poquito más adelantadas, pero obviamente no cuentan con la misma ventaja que puede tener una institución que tiene una matriz donde ya es regulada de esta forma”, señala Rodrigo Leiva.
En ese punto coincide Bergoeing quien enfatiza que existen bancos dentro del mercado chileno que tienen mayor espacio que otros pero “estoy absolutamente convencido que los bancos están preparados y tienen holgura suficiente como para seguir avanzando”.

Regulador Fortalecido
Uno de los aspectos que el proyecto abordará con más fuerza es el mejoramiento del gobierno corporativo de la Superintendencia de Bancos, donde haya un sistema más avanzado en la designación del Superintendente o que esa figura sea reemplazada por un consejo, lo cual le daría mayor fortaleza al regulador a la hora de fiscalizar a las instituciones. Esto, según Leiva no afectaría a los bancos, ya que “una norma compleja requiere un regulador complejo”.

Fuentes: Diario Estrategia
Segunda parte