Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

18 de Febrero, 2015

Juan Andrés Perry: "La Constitución no establece que la negociación colectiva sea privativa de los sindicatos"

La Corte Suprema recientemente emitió algunas observaciones sobre la reforma laboral.

La opinión del presidente de la Corte Suprema apunta principalmente a aspectos procesales y donde se regula cuál es el tipo de procedimiento asociado a ciertas reclamaciones además del rol de un ente administrativo como la Dirección del Trabajo (DT) en ámbitos que son netamente judiciales. Si uno mira las observaciones no hay un cuestionamiento ni al espíritu de la reforma laboral, ni a materias de fondo.

¿Cómo cuáles?

Comienza por ejemplo, con qué tipo de reclamaciones dan a lugar al procedimiento general laboral versus el procedimiento monitorio. O en qué casos una
determinada actuación puede "empantanar" una resolución porque dará lugar a un conflicto que no era necesario, el tema del nombramiento de árbitros por la DT. Es el punto que más se ha reclamado.

Yo estoy de acuerdo con que no opinen más allá de este ámbito porque es un ente del Estado encargada de la resolución judicial de controversia, dejándole al poder legislativo la discusión de fondo.

Respecto al proyecto mismo, las mayores críticas corren por cuenta de la titularidad.

El principal problema en ese sentido es si es o no inconstitucional. Cuando la Constitución regula el derecho de negociación colectiva no establece que sea privativo de los sindicatos.

Por otra parte. Chile ha ratificado acuerdos internacionales en materia de libertad sindical y de negociación colectiva y los principios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) apuntan a que sea el sindicato el ente que represente a los trabajadores al momento de negociar, y que el grupo opere sólo a falta de sindicato en materia sindical. Será resorte de los constitucionalistas ver si estos derechos fundamentales recogidos en los tratados tienen rango constitucional. Si es así no habría problemas, pero claramente esto va más allá del ámbito puramente laboral.

Se ha dicho que en la OIT no hay acuerdo respecto a si debe existir el reemplazo en huelga.

Ese ha sido uno de los temas más polémicos. En Chile la forma en que se ha regulado el reemplazo es encareciendo el proceso. Es decir, uno puede hacerlo, pero debe pagar el bono por cada trabajador reemplazado, por tanto no cumplía con el objetivo de la huelga, que es afectar el funcionamiento de la empresa por no haber llegado a un acuerdo. Quizás esta es la idea más radical respecto a la promoción de la libertad sindical. Es un punto a discutir.

¿No hay una cooptación a la administración de la empresa cuando los trabajadores pueden sumarse a un contrato colectivo que ya está pactado?

Detrás de esto se busca que pertenecer al sindicato implique la aplicación de los beneficios obtenidos, siempre con la mira de aumentar la afiliación sindical. Hay muchas compañías que buscan homologar beneficios por un tema de gestión de recursos humanos, y lo hacían a través de la extensión de beneficios. Sí es cierto que puede significar un costo adicional respecto de la gente que se incorpore, pero se da una mayor protección y una estructura más definida sobre la política ce beneficios que tiene la compañía.

Fuente: Diario Estrategia