Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

4 de Enero, 2016

Desde adelantar convenios colectivos hasta fortalecer las áreas de RR.HH.: las medidas para enfrentar la reforma laboral

Nueve meses tendrán las empresas y sus trabajadores para implementar la reforma laboral una vez que esta sea publicada en el Diario Oficial. La discusión del proyecto se retomará la próxima semana en el Senado y podría ser implementada este año si el Congreso lo despacha durante marzo.

A nivel legislativo, las posibilidades de introducir cambios a esta iniciativa se han ido minimizando, luego que la Comisión del Trabajo del Senado objetara las indicaciones presentadas por el Gobierno el mes pasado y que eran relevantes para los empleadores y para un sector de la Nueva Mayoría, encabezado por los senadores Andrés Zaldívar (DC) y Eugenio Tuma (PPD) (ver recuadro).

En el mundo privado están conscientes de que esta reforma se hará sí o sí, y que esta será uno de los cambios más relevantes que ha experimentado el mercado laboral chileno en la última década. Incluso, varios señalan que los efectos de esta regulación serán mayores a los que generó en 2006 la nueva Ley de Subcontratación.

Advierten, además, que en una primera fase de implementación se darán inevitablemente escenarios de mayor conflictividad. Es por eso que tanto empresas como sindicatos se están preparando con medidas concretas para el cambio que se avecina.

"Scanner" a la situación laboral de cada empresa y al rol de cada trabajador

Contar con un diagnóstico detallado y pormenorizado de la situación laboral de su empresa es lo que están solicitando muchas gerencias de recursos humanos, y en algunas situaciones, los propios directorios a sus firmas auditoras, como es el caso de PwC, EY, Deloitte y KPMG.

Esto, porque parte de los servicios que ofrecen estas últimas son las consultorías laborales.

Mauricio Peñaloza, socio de EY, explica que se trata de diagnósticos completos en los que se abordan temas desde niveles de renta de sus trabajadores respecto de la competencia hasta el tipo de relación de ese empleador con sus sindicatos, pasando por el "poder real" de los sindicatos en esa empresa, es decir, si son fuertes o tienen poca representatividad.

Mónica Fernández, socia de Deloitte, agrega que se están haciendo también revisiones de eventuales incumplimientos legales que estén cometiendo las empresas. La recomendación es solucionar a la brevedad esos aspectos, para que estos no sean parte del petitorio de las próximas negociaciones colectivas.

"El objetivo es que cualquier incumplimiento esté completamente saldado; pues si estos problemas persisten, eso complicará las negociaciones a futuro y los costos de una huelga serán muy altos", señala la abogada.

Otra medida que están tomando las empresas es la elaboración de catálogos sobre las funciones de cada trabajador. Esto, para tener claro qué pueden y qué no pueden hacer estos, según sus contratos.

Adelantar convenios colectivos y nuevos beneficios

Principalmente, en las empresas en las que no existe actualmente un sindicato y solo hay un grupo negociador, varios empleadores han evaluado adelantar la negociación colectiva y suscribir un convenio colectivo por cuatro años, que es el máximo legal permitido.

"Así, teóricamente, asegurarían cuatro años de paz colectiva. Aunque nada impide que se forme un sindicato, ese convenio claramente puede ser un desincentivo, pues hasta ahora lo ha sido", señala Michel Laurie, senior manager de servicios laborales de PwC.

En la otra vereda, varios sindicatos se oponen a este tipo de medidas. De hecho, una de las instrucciones que desde estas cúpulas han emanado a sus bases es bloquear cualquier intento de las empresas por adelantar procesos de negociación colectiva, pues, señalan, la negociación colectiva adelantada se da en un contexto desregulado, sin derecho a huelga y sin fuero. Pero además, porque la recomendación es negociar los futuros contratos con la reforma laboral implementada y poner en práctica las nuevas herramientas de negociación.

"Sabemos que hay una fuerte presión de los empleadores para evitarse conflictos posteriores (a la aprobación de la reforma), pero no estamos por adelantar nada", advierte el presidente de la Federación de Sindicatos de Ripley, Leandro Cortez.

Otra iniciativa que las empresas están estudiando es implementar beneficios asociados a productividad y utilidades.

El análisis es que aquellas empresas en las que los trabajadores ven que una paralización podría afectar su bolsillo -pues una huelga prolongada genera una merma en los bonos- son menos proclives a apoyar una paralización dentro de la compañía, es decir, los propios trabajadores funcionan como "catalizadores" de los trabajadores o dirigentes sindicales más radicales, explica Laurie.

Empoderamiento de las áreas de Recursos Humanos

Empoderar a los departamentos o gerencias de Recursos Humanos (RR.HH) fortaleciendo tanto el área legal, como también las focalizadas en litigios judiciales y en estrategias de negociación, es una práctica que se ha intensificado en los últimos meses por parte de las empresas, mientras otras lo están estudiando.

Juan Pablo Mesías, director de servicios laborales de KPMG, explica que la comunicación efectiva, la empatía y el envío de señales de confianza entre las partes que deberán negociar en el nuevo esquema laboral son un tema muy relevante. Es por eso que los expertos anticipan que el involucramiento de los profesionales con experiencia en estrategias de negociación irá tomando fuerza en la medida que la reforma se apruebe.

Hasta ahora, han sido principalmente abogados los que han prestado a las empresas este tipo de servicios, pero se prevé que en la medida en que la reforma laboral avance y se vayan socializando sus contenidos, las empresas involucrarán también a expertos en comunicación efectiva, psicólogos e ingenieros, para contar con equipos multidisciplinarios en estrategias de negociación.

A nivel de litigios, también hay consenso en que se requerirá de más profesionales, pues el diagnóstico que comparten tanto empresas como sindicatos es que muchos temas de la reforma laboral terminarán discutiéndose en tribunales. "Se va a encarecer la acción sindical, porque todas las negociaciones colectivas van a terminar en juicios", indica Leandro Cortez, quien sostiene que una de las primeras conclusiones a las que han llegado las organizaciones sindicales es que los abogados laboralistas serán los "grandes ganadores" con los cambios que se están proponiendo, y no los trabajadores. Esto, porque cada uno de los nuevos derechos que incorpora la reforma podrán ser debatidos en tribunales.

Los litigios que abriría la adecuación de funciones

Un tema concreto que se convertirá en una fuente de litigios será el concepto de adecuación de funciones que formó parte de las últimas indicaciones del Gobierno y que fue modificado en la Comisión de Trabajo del Senado.

¿La razón? La propuesta del Gobierno daba al empleador la opción de hacer las adecuaciones necesarias, incluidos los turnos; por ende, "entregaba un mayor espacio a las empresas para enfrentar una huelga", explica Marcelo Soto, abogado de UH&C. Sin embargo, esta idea no prosperó. Además, se eliminó la garantía de que esta medida no fuera considerada una práctica desleal, ambigüedad que abre espacios para que a futuro sean los jueces quienes diriman sobre la pertinencia de la adecuación de trabajadores y si esta es una práctica desleal o no.

Fuente: El Mercurio