Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

9 de Abril, 2015

EY y "El Mercurio" premian al emprendedor, al ejecutivo y al empresario del año

En una reunión marcada por la dura situación que se vive en el norte de Chile tras los aluviones, y con la presencia de más 300 invitados, anoche fueron premiados el Emprendedor, el Ejecutivo y el Empresario del Año: Rolando Carmona -fundador junto a su familia de Drillco Tools-; Claudio Muñoz -presidente de Telefónica Chile-, y Wolf von Appen, socio de Ultramar.

La Gala Empresarial, organizada EY y "El Mercurio" por octavo año consecutivo, tuvo este año un aditivo particular: la solidaridad. El presidente del directorio de la Fundación Levantemos Chile, Cristián Goldberg, hizo un llamado a los asistentes a comprometerse -con su capacidad de gestión e innovación- con la recuperación del norte, golpeado por las inundaciones que tienen prácticamente paralizadas ciudades como Copiapó y Chañaral.

Los premiados llegaron acompañados por sus familias y colaboradores más cercanos, y fueron recibidos por Cristián Edwards, vicepresidente ejecutivo de "El Mercurio"; por Juan Jaime Díaz, subdirector de "El Mercurio", y por Cristián Lefevre, socio principal de EY.

Al evento asistieron destacados hombres de empresa y dirigentes gremiales, como Alberto Salas, Carlo Solari, Lorenzo Constans, Jorge Mas, Diego Hernández, Thomas Keller, Heriberto Urzúa, Hans Eben, Francisco Silva, Mauricio Larraín, Luis Nario, Felipe Morandé y Harald Beyer, entre varios.

Crisis de confianza

Fue Lefevre quien abrió la ceremonia con un discurso en que destacó el rol de los emprendedores, pero advirtiendo de "la profunda crisis de confianza" que se vive en el país.

Destacó que en EY creen "en la misión de las empresas de construir un mejor mundo laboral y, en esa tarea, emprendedores, empresarios y ejecutivos son fundamentales, impulsan el crecimiento económico y promueven el desarrollo de los países", dijo.

El subdirector de "El Mercurio" Juan Jaime Díaz profundizó en la misma línea: "No necesito describir aquí el complejo momento nacional que atravesamos. Justa o injustamente, por situaciones originalmente vinculadas al desfinanciamiento crónico de la política, y al fenómeno más universal de desconfianza en las instituciones, ha vuelto a dañarse la imagen del empresario y de la empresa privada", dijo, y agregó que ha sido invariable la línea editorial de "El Mercurio", "que la empresa chilena necesita cuidar su honra como un bien tan indispensable como su productividad y eficacia".

En el marco de la premiación, Wolf von Appen abordó el clima de desconfianza que se ve en el país. "Algo ocurrió en estos últimos años. Ya no solo sospechamos de los políticos y nuestras autoridades, sino también de los empresarios, los emprendedores y la gente de trabajo. Miramos con recelo al vecino o al que está a nuestro lado, haciéndolo sentir extraño, como si ya no fuera parte de nuestra diaria convivencia", indicó. Y agregó que los empresarios resienten que no se reconozca su contribución al crecimiento, al empleo o al erario nacional. "Fuimos tremendamente prósperos en un momento de inmejorables condiciones para el país, pero cuando estas se alejaron o empeoraron, también se desnudaron nuestras propias faltas. Así como el carácter de las personas se evidencia en los momentos difíciles, es ahora donde más que nunca debemos mostrar de qué somos capaces y hasta dónde podemos llegar", dijo.

Claudio Muñoz planteó desafíos. Recordó que cuando él estudiaba se decía que el ejecutivo se enfocaba en crear valor para sus accionistas. Pero hoy, prosiguió, el desafío es mayor, pues no basta con cumplir la ley, sino que hay que conectarse con la sociedad. "Tenemos que ser un actor en la construcción de confianzas (...) Pese a la crisis que estamos viviendo estoy optimista", resaltó.

A su turno, Rolando Carmona destacó el aporte de las empresas industriales al país. "Somos una empresa familiar, que exportamos un producto industrial en un país que no es industrial, pero que tiene que replantearse cómo no depender de los recursos naturales", dijo.

Juan Jaime Díaz: "Es esencial que el sector privado luche por promover la estabilidad"

El subdirector de "El Mercurio" Juan Jaime Díaz resaltó el momento político económico que vive el empresariado. "La reunión de esta noche, no son ni por asomo un intento de disculpar tan negativas circunstancias", dijo. Y agregó que "cualquiera irregularidad, cualquier abuso, cualquiera ilegalidad que pueda cometer un empresario no debe ser nunca disimulada. Los abusos cometidos los condenamos con el mismo vigor con que repudiamos todo atropello o ilegalidad contra los principios y derechos en que se funda el sector privado, porque unos y otros socavan por igual las bases de una economía libre".

Planteó, además, nuevos compromisos que la empresa debe asumir en relación con los trabajadores, los accionistas, la defensa de los principios que sustentan la empresa, la protección al consumidor y la sociedad en general. "De allí la necesidad de una preocupación activa por la calidad de la política (...) De allí el aporte natural, libre y honesto a los institutos de ideas, a las campañas políticas. En suma, a la vida pública, porque es ingenuo suponer que una empresa podrá sostenerse en una cómoda burbuja, si la polis se resquebraja", dijo. "Es esencial que el sector privado luche pública y propositivamente -y no solo mediante lamentaciones y críticas privadas-, por promover la estabilidad y la claridad legislativas, para reducir los costos burocráticos y las oscuridades de interpretación de las normas, que son una de las fuentes de corrupción. Y ante esta última, el fraude y los abusos, tolerancia cero del propio empresariado. El repudio de los pares es tan necesario como la sanción legal", remató.

Cristián Lefevre: "Tenemos que reconstruir las confianzas"

"El evento de este año se desarrolla en un ambiente muy especial. Estamos viviendo la más profunda crisis de confianza que recuerdo en nuestro país", señaló Cristián Lefevre, socio principal de EY. "Es un escenario complejo que alcanza a todas las instituciones, incluido el mundo político y el empresarial. No deja de sorprender que la cifra de desconfianza hacia los empresarios llegue actualmente al 85%", dijo.

A su juicio, estas son señales que deben llamar a la acción: "Como empresarios, debemos ser actores del cambio. No es una misión ajena a la que realizamos día a día". Y para ello, enfatizó, los empresarios tienen herramientas. "La capacidad de adaptarse al entorno y ver el futuro en forma positiva están en la esencia del empresario. El momento que vivimos hoy es una oportunidad de avanzar", destacó.

"Cada uno de quienes estamos hoy en esta sala tenemos un rol que cumplir para reconstruir las confianzas. Hoy nadie puede quedar fuera de este desafío, que es grande, pero no imposible. Hoy los ciudadanos, los consumidores, nuestros colaboradores y la opinión pública nos observan con atención. No solo exigen apego a las normas, sino también transparencia e integridad. No podemos quedarnos paralizados. Hagamos lo que sabemos hacer mejor: construir", concluyó.

Fuente: El Mercurio