Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

3 de Julio, 2015

EY: norma 385 es un buen rayado de cancha para los directores

Un buen rayado de cancha. Para Rubén López, socio líder de Assurance de EY (ex Ernst & Young) es lo que mejor describe la NG 385 de gobiernos corporativos que comenzó a regir en junio y que vino a reemplazar a la norma 341.
Y que de acuerdo a él, la norma anterior era muy general, por lo que “dejaba espacio para contestar lo que se quisiera, por inexperiencia o por desconocimiento. Por ello, el que ésta sea más específica ayuda para que el rayado de cancha sea más claro”. Indicó que ello es especialmente importante cuando se toma en cuenta el deber de cuidado que tienen los directores de las empresas.
“Mientras mejor se tenga rayada la cancha, con mayores argumentos se puede decir que como director se hizo lo que se tenía que hacer. Porque cuando no está rayada, el deber de cuidado es súper subjetivo. Desde esa perspectiva ayuda”, sostuvo. Lo que sí puede ocurrir, de acuerdo a López, es que la norma implique un costo importante para las compañías en términos de tiempo, de análisis, de las respuestas que se van a dar.
“Con una respuesta que se ponga para hacerla pública obviamente hay un riesgo de cumplimiento asociado o el solo hecho de ponerla deja riesgos. Creo que la inversión de tiempo que van a tener que hacer las compañías no va a ser menor”, indicó. En cuanto a la mayor complicación de la norma, señaló que tal vez es el nivel de exigencia que se pide para que se responda “sí” a una práctica.
“En la primera hoja de la norma se dice que se conteste sí, si se tiene esa práctica implementada y en funcionamiento completamente. Eso es 100%. Esa es la parte más complicada. Es complicada tanto par el directorio que hará su autoevaluación, porque tiene que asegurarse que esa práctica efectivamente está en funcionamiento y se ha cumplido siempre, como para el que revise la autoevaluación”, explicó.
Pero más allá del mayor esfuerzo que requerirá contestar la autoevaluación por parte de los directorios, López destacó que lo que la Superintendencia de Valores y Seguros busca en el fondo es que se entregue mayor y mejor información de las prácticas que están aplicando las compañías para que finalmente sea el inversionista el que decida -vía comparación o en términos absolutos- si quiere o no invertir en una empresa, si quiere aumentar o reducir su participación, o bien, si comienza a presionar a la compañía -vía comparación con otraspara que se implementen políticas que la empresa todavía no tiene. “Y por esa vía ir mejorando los gobiernos corporativos de las compañías”, puntualizó.

Fuente: Diario Pulso