Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

10 de Agosto, 2015

Los Desafíos que Impone a la Banca la Nueva Norma de Liquidez de la SBIF

Es sabido el enorme interés que el Gobierno y la Superintendencia de Bancos han puesto en darle a la regulación financiera chilena, estándares internacionales, en especial en adaptarla a los parámetros de Basilea III. Por esto, la reciente publicación de la normativa de liquidez bancaria emitida por la SBIF pone una base a los distintos bancos de la plaza para que internamente vayan adaptando sus funcionalidades a los requerimientos que pide esta nueva regla y que complementa la ya emitida por el Banco Central en enero pasado.

El objetivo del regulador con esta nueva normativa es fortalecer las políticas que cada banco adapte en relación a la gestión de liquidez, donde cobra mayor relevancia la responsabilidad que le cabrá al directorio de cada institución en mantener un nivel adecuado respecto a este parámetro, y con un mayor feedback de información del banco tanto hacia clientes como al regulador.

En esa línea, la mayoría de las entidades financieras ya han venido trabajando en estos cambios. Según el gerente general del grupo Security, Renato Peñafiel, “nosotros permanentemente estamos haciendo los ajustes necesarios para cumplir con las regulaciones, no cabe duda. Pero vemos que estos cambios van en línea con lo que está presupuestado y lo que está internamente adecuado a la industria”.

Dicha visión es compartida por otras entidades que ven esta normativa como un cumplimiento a las expectativas que tenían. “Es un paso importante y que va a requerir algunos ajustes en los bancos, en algunos más que otros pero lo vemos como positivo”, dice un ejecutivo bancario. Como visión general de la industria, desde la Asociación de Bancos valoran que se hayan recogido una parte importante de los comentarios que se hicieron en la etapa de consulta respecto a aspectos como los operacionales y de derivados.

Sin embargo, el gerente de estudios de la Abif, Luis Opazo, enfatiza que hubo otras opiniones que deberían haberse considerado como los límites que va a tener esta norma que empieza a regir en marzo, y “es muy importante para saber qué tan complejo o es no cumplir la norma y en eso estoy pensando en el indicador de cobertura de liquidez de corto plazo para moneda extranjera”.

Detalla además que uno de los desafíos será la escasez de activos líquidos que tiene Chile, “o sea cuesta ya mucho encontrarlos, entonces habría que recurrir a deudas de otros bancos centrales, en dólares para poder cumplir estos indicadores, entonces es todo un desafío ahí y sin conocer los límites cuesta hacer una evaluación más de mediano plazo”, indica agregando que aún es una norma que está en proceso de constituirse como más definitiva que permita darle una visión de largo plazo.

Para el gerente senior de Consultoría para la Industria Financiera de EY, Crhistian Concha, si bien la industria chilena no ha presentado problemas de liquidez, la crisis financiera internacional de 2008 “reafirmó la importancia de la liquidez para el adecuado funcionamiento de los mercados financieros y el sector bancario”.

AJUSTES INTERNOS

Debido a lo reciente de la normativa, no hay una opinión en común dentro de la industria de cuál será el impacto que tendrá en el sector bancario. Desde algunas entidades consideran que, según su gestión interna, éste será bajo debido a la base de clientes, entre otros factores, debido a que lo que busca la normativa, “es que el banco tenga una base de financiamiento lo más atomizada posible y basada en clientes”, señalan desde una entidad de la industria.

Para Opazo, si bien el impacto también es incierto, todo dependerá de la metodología de implementación, “o cómo esto se traduzca en mayor o menor demanda de activos líquidos por ejemplo, entonces es difícil, además la norma más allá de lo que uno cumple o no cumple, va a tener efectos sobre la demanda de ciertos activos”.

De manera específica, son ajustes más puntuales pero no menos importantes los que algunos bancos deberán hacer pero que otros, en especial los de matriz internacional, vienen desarrollando desde hace cerca de dos años aproximadamente, y en los que han establecido equipos destinados exclusivamente a la gestión de liquidez.

Por otro lado, para cumplir con estos indicadores, las instituciones deberán, según el gerente de estudios de la Asociación, comprar o vender o ajustar sus carteras de manera de lograr los indicadores apropiados, “y ahí los ajustes pueden ser que se opte por comprar más activos líquidos pero eso significa eventualmente reducir otros activos como colocaciones o financiarse de una manera distinta”. Agrega que el involucramiento de los directores en la gestión de liquidez, le dará un tratamiento más integral a este aspecto que resalta como esencial.

Para el analista de EY, los ajustes radican en “la adaptación del modelo operativo del banco, ya que se requiere la re definición de políticas, procesos de negocios, roles y responsabilidades, estructura organizacional , modelos y supuestos, y estructura de reportes”.



Fuente: Diario Estrategia