Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

17 de Febrero, 2016

"Directorios efectivos", por Cristián Lefevre

De acuerdo con el último reporte Board Matters de EY, actualmente la principal preocupación de los directorios a nivel global es su efectividad y composición. Ante este resultado, la gran pregunta es cómo avanzar en ese aspecto.

Fundamental para la lograr efectividad en los directorios es el proceso de evaluación, a través del cual se identifican las áreas a optimizar y los métodos de mejora.

El proceso de evaluación permite:

1. Definir roles: A través de la evaluación se establece el rol de cada director y del directorio en su conjunto. Esto permite evitar conflictos futuros y enfocarse en el logro de los objetivos estratégicos planteados por la compañía.

2. Reforzar entendimiento: Permite un mayor conocimiento de las operaciones del negocio, experiencia del cliente y gestión de capital humano.

3. Shareholders: Medición del entendimiento de los directores de la visión de los shareholders clave sobre la estrategia y gobiernos corporativos de la compañía y la forma en que están preparados para posibles desafíos.

4. Estrategia: Acordar y alinear la misión y estrategia de la empresa para facilitar la habilidad del directorio para priorizar temas y establecer la agenda de reuniones.

5. Estructura: A través del proceso de evaluación se puede definir una composición efectiva de los directores. Para esto se deben establecer las perspectivas y especialidades que se necesitan para satisfacer las necesidades de las compañías. Clave en este aspecto es la diversidad y alcanzar un balance entre experiencia y nuevos talentos.

6. Identificar brechas: En el proceso de evaluación se establece cuáles son las brechas en cuanto a conocimiento y experiencia en temas tecnológicos. De esta forma, se plantean los riesgos y oportunidades en este aspecto.

7. Transparencia: Las regulaciones a nivel mundial exigen mayor entrega de información por parte de los directorios sobre sus procedimientos, ante la creciente demanda de los inversionistas. Ante esto, los directorios deben contar con un plan efectivo de respuesta. Para todos los puntos anteriormente expuestos y ante la diversidad de temas que deben manejar los directores actualmente, es fundamental que los directores cuenten con capacitación. En nuestra experiencia con el International Certifícate in Company Direction (ICCD) del Instituto de Directores de Chile (IdDC) de EY, existen herramientas en este sentido para que los directores puedan desarrollar sus roles de forma efectiva.

Sin embargo, ningún plan tendrá éxito sin una medición periódica de los objetivos. Un proceso de medición efectivo debe tomar en cuenta aspectos como: qué es lo que se quiere medir; quién lidera la evaluación; quiénes son evaluados; cómo llevar a cabo la medición; cuál es su periocidad y, finalmente, cómo enfrentar los resultados y desarrollar los métodos de mejora.

Con un plan de evaluación bien estructurado, que incluya los elementos recién expuestos, se puede avanzar hacia los directorios efectivos.

Fuente: Diario Financiero