Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

7 de Marzo, 2016

Bancos deberán elevar sustancialmente las provisiones con aplicación de IFRS 9

Durante 2015, los factores externos como la desaceleración de la economía, el deterioro de algunos sectores y nuevas regulaciones, hicieron que los bancos comenzaran a aumentar las provisiones adicionales llegando a casi $100.000 millones. Sin embargo, otro factor ajeno a su control podría incrementar aún más el monto de los resguardos que la banca toma ante los riesgos de mercado.

Esto, por la futura implementación de la norma IFRS 9, que en el mundo entrará en vigencia en 2018 -que reemplaza a la actual NIC 39- y que obligará a los bancos a detectar de manera más eficiente y anticipada las carteras que presenten mayores problemas en un escenario de estrés económico. En sí reemplazará el concepto de pérdida incurrida por pérdida esperada, por lo que la banca deberá reconocer y provisionar las pérdidas antes que se produzcan el deterioro de dichas carteras. En otras palabras es generar un provisionamiento anti cíclico.

Desde algunos bancos, aseguran que ya tienen implementado el sistema de pérdida esperada, de manera básica, sin los efectos aún de lo que será cuando entre en vigencia en dos años más. Aseguran que en la industria no se ha usado la pérdida incurrida que es lo que plantea la norma actual. Cabe recordar que EY hizo una estimación de que los cinco bancos más grandes en Chile les tomará dos años implementar esta norma contable en sus controles internos. A pesar que reconocen que modernizar el sistema de medición de riesgos significará un “esfuerzo gigantesco” por parte de las entidades.

Según el socio de Consultoría para la Industria Financiera de esa entidad, Rodrigo Leiva, las normas contables que se implementan en el mundo, deben ser aplicadas en Chile, por ser este miembro de la OCDE. “Cualquier norma que sale afuera, Chile debiese implementarla sin que pase por ningún lado”. Agrega que hay bancos chilenos que al publicar estados financieros en Estados Unidos deben obligatoriamente implementarla.

En esa línea, el aplicar esta regla internacional traería un aumento adicional de las provisiones, cuyo monto aún no está definido, lo cual implicaría “resultados más bajos” para los bancos, tal como ya lo ven algunos actores de la industria, los cuales además aseguran que tendrán que trabajar modelos que sean más específicos al riesgo que deben enfrentar evitando, de esta forma, caer en la provisión en exceso.

Para Juan Macari, senior director de Moody's Analytics, uno de los obstáculos más importantes que tendrán los bancos será la reutilización de modelos y cálculos. Estima que “el incentivo de los bancos es tratar de minimizar probablemente el valor de las provisiones dadas las proyecciones. El objetivo es reducir el impacto sin violar las reglas”. Agrega que “los bancos saben que desde el punto de vista de modelos pueden ir con lo mínimo y el regulador le de algunas directivas de portafolio para dónde tienen que ir, ser más metódicos”.

Leiva agrega que es “inevitable que las provisiones puedan seguir aumentando, el tema es cómo lo harán para que afecte lo menos posible y ayude de alguna forma al negocio”. Agrega que en Europa se estima que las provisiones aumentarán entre dos o tres veces más que el nivel actual. De hecho, el regulador bancario europeo (European Banking Authority) realizó una encuesta en que más del 50% de las entidades bancarias consideran que las provisiones subirán hasta un 20%. Mientras que otro 30% de los bancos de ese continente cifran el incremento en hasta un 40%.

De hecho, una encuesta global a bancos realizada por Delloitte en 2014, muestra que un 60% de las entidades cifran el costo de la implementación de IFRS 9 en un rango entre 500.000 y 5.000.000 de euros.

En Chile, dice Leiva, es difícil tener alguna cifra porque “la regulación actual para bancos es más cercana a IFRS 9 que lo que sucede en Europa. Entonces de que puede aumentar sí, pero es difícil estimar en cuánto, no tanto como Europa pero más de lo que hay ahora”. De acuerdo a cifras de la SBIF, a enero de este año, el gasto en las provisiones totales de la banca superaron los $200.000 millones, sin que se haya registrado un aumento explosivo en los últimos doce meses.

En ese sentido, los principales cambios en los mecanismos internos irán en las metodologías de cálculo de estas provisiones, los sistemas que soportan y procesos, ya que IFRS 9 exige que se aplique el concepto de “forward looking” al cálculo.

Esto quiere decir que se deberá evaluar cómo se comportaría la cartera de créditos en distintos escenarios macroeconómicos, y realizar esto de manera continua, lo cual, asegura Leiva, “es un desafío mayor para cualquier organización”.

Desde la industria no sólo ven el aumento de provisiones como una dificultad, sino también la infraestructura que deberán implementar para soportar el tamaño de los datos que van a tener que adicionar. “Si bien va a haber mayores provisiones, hay que invertir también en infraestructura necesaria para aplicar la norma”, dicen desde un banco.

ROL DE LA SBIF

La Superintendencia de Bancos desde hace varios meses que está estudiando esta norma y su aplicación en Chile sin que hasta ahora haya una fecha clara de cuándo podría ser implementada, considerando que el regulador tiene actualmente como foco principal el proyecto que reforma la Ley General de Bancos. De acuerdo a los expertos, Chile adoptará esta norma, ya que según Leiva “todas las compañías a excepción de los bancos tienen IFRS, y debería ser aplicable en las mismas fechas que en Europa por parte de los retails locales que siguen normas no sólo de la SBIF sino de la SVS”.

En ese sentido, tal como lo hará con Basilea, la SBIF se reserva el derecho de modificar ciertas normas de la IFRS, por lo que es probable que la norma original tenga algunos cambios y no sea aplicada literalmente como establece el texto.

Si bien los analistas dicen que el sistema bancario es sólido, eso no implica que el regulador siga buscando formas de protegerlo mayormente de ciclos económicos adversos como el que se está viviendo en la actualidad.

Fuente: Diario Estrategia