Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

8 de Abril, 2016

Código del Trabajo 2.0: El ABC de la nueva cancha para el “diálogo” entre empresas y sindicatos

Tras 465 días, el miércoles salió del Congreso el polémico proyecto que moderniza las relaciones laborales y que introduce nuevas modificaciones al Código del Trabajo, más conocida como “reforma laboral”.

El capítulo se dio por cerrado luego de que el Senado ratificara por 23 votos a favor y 15 en contra el texto que emanó desde la comisión mixta. Horas antes ya la Cámara lo había aprobado con 60 votos a favor, 40 en contra y seis abstenciones. Una victoria para el gobierno, pero que no estuvo exenta de turbulencias, ya que debió pelear un duro round, encontrándose con voces opositoras en su propia coalición.

Sin embargo, la madre de todas las batallas -en medio del camino de implementación de la nueva ley- se materializará en el Tribunal Constitucional (TC), cuando las autoridades deban defender cuatro materias centrales del texto: titularidad sindical, extensión de beneficios, sindicato interempresa y derecho a la información.

Con ese telón de fondo, la nueva legislación da un salto de cara al fortalecimiento de los derechos colectivos y crea nuevas figuras como los pactos de adaptabilidad y los servicios mínimos. Asimismo, la Dirección del Trabajo (DT) pasará a posicionarse como un actor laboral clave en la implementación y puesta en marcha de la nueva normativa, dotándola de atribuciones específicas.

Por esto, los expertos laborales de las cuatro principales auditoras del mercado -PWC, Deloitte, EY y KPMG- se sometieron al ejercicio de identificar los grandes cambios que traerá la nueva normativa, tanto para empleadores como para los mismos trabajadores.

“El tema de los servicios mínimos es una figura que se introduce con esta nueva ley y que mi impresión es que se trata de un tema que se pondrá sobre la mesa de negociación con el sindicato y estos últimos lo podrán usar como una medida de presión”, advierte Michel Laurie de PwC.

Mientras Mónica Fernández de Deloitte, plantea que debido a los últimos fallos de la Corte, “pensamos que la interpretación que se dará de las adecuaciones será muy estricta”.

Ante eso, agrega, “la posibilidad de que las empresas sigan funcionando se restringirá sólo a los servicios mínimos”.

Entre los ajustes que consagra la nueva normativa figura, por ejemplo, que no se podrá iniciar una negociación colectiva en una micro o pequeña empresa sino hasta 18 meses de constituida.

Sobre este punto, Juan Andrés Perry, senior manager de Consultoría en Personas de EY (ex Ernst & Young), explica que las pymes estarán sujetas a menores deberes de entrega de información a los sindicatos que las grandes empresas, pero deberán sujetarse a las nuevas normas sobre negociación y huelga”.

Asimismo, el sindicato podrá acceder a las planillas de sueldos o de beneficios entregados a sus afiliados.

El director de servicios laborales y tributarios de KPMG Chile, Juan Pablo Mesías, sostiene que otro cambio relevante será la ampliación del número de sujetos que pueden negociar colectivamente. “Sólo se encontrarán impedidos de negociar colectivamente los trabajadores que tengan facultades de representación del empleador y estén dotados de poderes generales de administración, tales como gerentes y subgerentes”, puntualiza.

Fuente: Diario Financiero