Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

21 de Abril, 2016

Reforma Laboral obligará a revisar la estructura de compensaciones en la empresa

“Sentarse a negociar cada 2 o cada 4 años por un periodo de 45 días ya se acabó. Vamos a tener un proceso de permanente negociación”, fue parte de las varias advertencias que realizó el abogado laboralista Christian von Bergen, miembro del Comité Laboral de la CCS y socio de Prieto y Cía., durante el seminario “Reforma Laboral: Cómo Funciona en la Práctica”. Durante su exposición, von Bergen aseguró que la reforma exigirá toda una reingeniería sobre cómo enfrentar las relaciones con los trabajadores, en cuanto a compensaciones, entrega de información y transparencia.

Con esto, comenzó destacando la importancia de ir conciliando lo que será la aplicación de la extensión de beneficios pactada con el sindicato (de superar el trámite en el Tribunal Constitucional), en conjunto con el piso mínimo de la negociación.

Esto, sobre todo considerando que la reforma laboral establece que, por el solo hecho de afiliarse al sindicato, un trabajador pasa automáticamente a regirse por el contrato colectivo vigente.

Por otra parte, el abogado explicó que “cuando tenemos una multiplicidad de beneficios en los contratos colectivos, incluyendo los aguinaldos de Fiestas Patrias, la empresa ya no podrá pagárselos a quienes no sean parte de estos”, a riesgo que se considere una práctica antisindical.

Además, el experto agregó que, en cuanto se promulgue la ley –probablemente la primera quincena de mayo– los grupos negociadores no podrán seguir conformándose cuando exista un sindicato en la empresa.

Otro punto que recalcó von Bergen tiene que ver con la conformación de los servicios mínimos y los equipos de emergencia en caso de huelga, que deben acordarse tras una propuesta del empleador a todos los sindicatos de la empresa. “Las negociaciones con el sindicato se van a adelantar 180 días antes del comienzo de las negociaciones colectivas”, planteó el abogado, agregando que “esto obviamente obliga a generar una estrategia, porque para lograr el acuerdo con los sindicatos que no están en negociación por un nuevo contrato colectivo, algo van a pedir a cambio.

También es altamente probable que se pida un piso mínimo para la negociación a futuro”. En caso de no lograr acuerdo, será la Dirección de Trabajo la que tendrá que establecer el servicio mínimo, aunque von Bergen sostuvo que “no tiene las competencias técnicas ni los funcionarios para hacer la calificación (...) las primeras discusiones serán complejas, y en muchos casos esto terminará en tribunales”.

Finalmente, el experto laboral cuestionó la redacción final de las “adecuaciones necesarias” en caso de huelga, afirmando que “esto es humo, dado la posición de los tribunales -particularmente de la Corte Suprema- y el principio de primacía de realidad”, donde el empleador se verá restringido a las funciones habituales de los trabajadores para poder reorganizar la empresa en tiempos de huelga, a riesgo de ser sancionado por prácticas antisindicales.

CAPACITACIÓN DE LOS SINDICATOS

Por su parte, el abogado Mauricio Peñaloza, socio líder Consultoría People Advisory Services de EY, criticó en duros términos el proyecto de ley ad portas de ser aprobado, manifestando que este “no moderniza las relaciones laborales, al contrario, las vuelve varias décadas para atrás. Pone el acento en el conflicto”. Con todo, llamó a prepararse para las nuevas atribuciones de los sindicatos, fortaleciendo los perfiles y la selección de los trabajadores a contratar, además de poner atención a la formación y capacitación que se realiza con los sindicatos.

“Muchos de estos no tienen conocimientos contables, tributarios, financieros y de mercado”, señaló Peñaloza, aconsejando a los empresarios a buscar además estructuras de compensaciones que fomenten la innovación. “En la medida que involucremos a los sindicatos en la marcha de la empresa vamos a poder competir mejor”, sostuvo el abogado, y argumentó que “si queremos competir con el mundo, y al mismo tiempo competimos internamente con el sindicato, el esfuerzo es demasiado”.

Fuente: Diario Estrategia