Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

9 de Mayo, 2016

Incertidumbres y Desafíos que Envuelve la (Incierta) Reforma Laboral

"Se va a alargar la tramitación de la reforma laboral. Seguramente, durante varios meses más", aseguró el director nacional del Trabajo (DT), Christian Melis, incluso antes de saber la resolución del Gobierno sobre si vetar o no el proyecto de ley. Veto o Ley Corta -o un mix de ambas- llegan al mismo resultado; podrían venir arduas discusiones en el Congreso durante al menos los próximos seis meses. "Tiene cierta complejidad", reconoció Melis, quien en línea con la titular de la cartera, Ximena Rincón, señaló que el proyecto debe mantener el "equilibrio" que mostraba cuando fue concebido, pero que con el fallo del Tribunal Constitucional se "rompió". "Los pactos de adaptabilidad suponían una conformación de la estructura sindical determinada. Habrá que ver ese contenido", anunció Melis, mismo punto señalado respecto a los quorum requeridos por el sindicato para poder negociar colectivamente (para evitar los sindicatos del día después). Sin descartar otras medidas que pudieran revisarse, como una negociación reglada para los grupos negociadores o una revisión de requisitos para conformarlos, el líder de la DT aseguró que "habrá que ver lo que la Presidenta decida".

¿UNA OPORTUNIDAD?

Tal como se ha visto en los 16 meses de tramitación de la reforma laboral, el "equilibrio" de la iniciativa es un concepto bastante subjetivo. En el caso del abogado Michel Laurie, senior manager de Servicios Laborales en PwC, el fallo del TC es una oportunidad para mejorar más el proyecto. Dado el contexto de desaceleración y desempleo, apunta el abogado, "quizás sea momento de realizar un ejercicio de realidad". En este sentido, llamó a incluir medidas que fortalezcan el empleo, especialmente en segmentos de jóvenes y mujeres. También pidió debatir iniciativas que introduzcan mayor flexibilidad. "Una iniciativa arriesgada; reducir la indemnización por años de servicio y que sea a todo evento, además fortaleciendo el seguro de cesantía", indicó Laurie. En un tono quizás más práctico, Nancy Ibaceta, socia de Law de EY, aseguró que "mientras más nos demoremos con el tema de la reforma, más incertidumbre jurídica se genera. Eso también sucede con los inversionistas afuera, que nos preguntan por esto". Así, pidió dar celeridad a la corrección de la ley, "adecuarla al fallo del TC y cerrar el tema". Además, Ibaceta sostuvo que la titularidad no es tan importante como se ha señalado, dado que "hay empresas donde han convivido sindicatos y grupos negociadores durante 20 años, y no era considerado práctica antisindical". "De hecho, que haya otras organizaciones que negocien en la empresa le hace bien a la dirigencia sindical", remató.

PACTOS DE ADAPTABILIDAD

Siendo prácticamente un hecho que se revisarán los pactos de adaptabilidad, Laurie planteó que difícilmente se eliminarán. "No sería una buena señal", continuó el representante de PwC, afirmando que "es algo que favorece a las empresas y también favorece a los propios trabajadores". "A lo mejor el tema va a ir por permitir también pactar a los grupos negociadores, considerando cierta representatividad", señaló. "Sacar los pactos sería una lástima", secundó Ibaceta, explicando que en el proyecto se establece que en las empresas sin sindicatos el empleador puede pactar adaptabilidad con los trabajadores de manera individual, con un acuerdo escrito. "La norma no hace referencia al grupo negociador... es decir, no lo prohíbe", agregó la abogada, por lo que los grupos podrían en teoría realizarlos, si bien puso la nota de duda que esto podría calificarse como "práctica antisindical". Así, dando cuenta de la falta de determinaciones en la materia, el titular de la DT sostuvo que "si uno se queda con lo que existe hoy día, en teoría un grupo no puede pactar adaptabilidad".

¿ADELANTAR NEGOCIACIONES?

Existe cierto ruido en el ambiente de que varias empresas adelantaron o piensan anticipar sus negociaciones colectivas antes que las medidas de la reforma entren en vigencia. A este respecto, Melis aseguró que "no tenemos noticias y nuestras cifras no indican que hubiese una carrera para hacer negociaciones colectivas adelantadas. Eso no está pasando". Al contrario, el experto de PwC indicó que de hecho sí existe un adelanto, pero que este "no es gratuito". "Generalmente cuando se adelanta la negociación implica que hay algún beneficio adicional para el trabajador, hay un desembolso anterior". Desde su punto de vista, Ibaceta ha observado que más que adelantar las negociaciones, "los empresarios más diligentes no se están preparando recién hoy para enfrentar la negociación colectiva con la reformar Llevan como un año y medio haciendo como si la reforma ya estuviera". De esta manera, llamó a los empleadores a encontrar mejores oportunidades para relacionarse con los trabajadores, "llámese sindicato o no". "Ojalá que cuando se negocie en 2 años más, ya se sepa cuáles serán los servicios mínimos", sugirió.

FUNCIONES EN LOS CONTRATOS

Uno de los síntomas generados por la reforma laboral, sobre todo la prohibición del reemplazo en huelga, fue la renovación de contratos en importantes empresas del país. Sin dar nombres de empresas, el director del Trabajo afirmó que "he visto contratos últimamente donde vienen 35 funciones" para un trabajador, estrategia que apuntaría directamente a las adecuaciones necesarias. En este contexto, Melis aseguró que se puede revisar si es válido el contrato en términos de la polifuncionalidad, pero además manifestó que si el trabajador desempeña normalmente una o dos funciones que son ajenas a las del huelguista que sustituye, "en sede administrativa será considerado una práctica antisindical". En la misma línea condenó esta medida Laurie, asegurándose que el plan "está mal, nunca podrá hacerse, porque no es real y creo que eso es atacable por los abogados del sindicato, por la propia Inspección del Trabajo, porque lo que rige en materia laboral es el principio de la realidad". "Poner 30 funciones en un contrato para tratar de cubrir una.huelga en la empresa es hacerse un autogol", indicó.

PREPARACIÓN DE LA DT

Si bien nadie tiene por seguro cuándo se promulgará la reforma, ni menos cuándo entrará en vigencia, iniciar conversaciones respecto a los servicios mínimos con los sindicatos es una obligación para los empleadores. Además, como lo planteó Laurie, también implicará un desafío relevante para la DT, de manera de lograr determinar "qué se necesita y qué calidad y tipo de trabajador se requiere para prestarlos". Más aún, el abogado recalcó que "el procedimiento de los servicios mínimos se entiende que se resuelve en la DT, pero he conversado con algunos jueces que aseguran que muchos temas aun terminan llegando a sede judicial". Por su parte, Melis defendió el trabajo realizado por la institución al respecto, que a estas alturas ya cuenta con una Unidad de Servicios Mínimos -compuesta por abogados, ingenieros civiles e industriales y economistas- que estarán a cargo de la materia. Además, el director de la DT recordó que el proyecto considera recursos importantes para la elaboración de estudios sectoriales, de manera que sean antecedentes que se tengan en vista a la hora de evaluar los servicios. Lo mismo pasará con los informes de los entes reguladores. El problema, explicó, es que solo podrán comenzar a desplegarse los recursos una vez se promulgue el proyecto de ley.

Fuente: Diario Estrategia