Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Gobierno Corporativo

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Federico Morello

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Gobierno Corporativo

Rubén López

Gobierno Corporativo

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Federico Morello

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

11 de Marzo, 2014

"Alineamiento estratégico al día a día", por Francisco Lukacevic-Miserda

El directorio de las empresas está para crear valor, no sólo para cuidar que éste no se destruya. Entre otras funciones, deberla hacer el "rayado de cancha" en el proceso de planificación estratégica de la empresa, donde se indique claramente qué tipos de discusiones estarán permitidas. Porque, ¿para qué dejar que los gerentes discutan si llegar o no a Colombia cuando el directorio ha determinado que sólo se espera llegar a Perú?

Exista o no este rayado, lo cierto es que la gran mayoría de las empresas, no logran las metas que se proponen a cabalidad. Incluso compañías que han adherido a la lógica de que "lo que no se mide no mejora", y han desarrollado su estrategia en cascada bajo una metodología y un sistema que permita su monitoreo, se han dado cuenta de que el desempeño, si bien mejora, -y la mayoría de las veces lo bastante como para justificar el esfuerzo-, llegan a un punto en que se produce un "estancamiento invisible" imposibilitando un desempeño descollante.

El desempeño de algunos objetivos "se tranca" al 95% de cumplimiento, otros al 90%, etc. ¿Qué pasa? las empresas siguen haciendo sus labores habituales del día a día, y los objetivos, indicadores, iniciativas y tareas derivadas de la estrategia resultan ser "un extra" a esas labores.

La definición de estrategias debería conllevar una revisión crítica de los procesos "del día a día" para alinearlos, especialmente para hacer verdad la "propuesta de valor" a su mercado; y más aún, actualizar las descripciones y perfil de cargos de los colaboradores.

Imagine el valor de que cada ejecutivo conozca exacta y explícitamente a qué objetivo estratégico impacta su labor, y por cierto, tenga alineados sus incentivos al logro de esos objetivos. Nuestros clientes están capturando ese valor y de paso, ahorrando recursos.

Chile

Fuente: Diario Estrategia