Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

9 de Agosto, 2016

"El gran desafío de las mineras", por Eduardo Valente

Las compañías mineras han realizado importantes esfuerzos por bajar sus costos y cumplir sus planes de producción y el escenario futuro no se ve fácil, ya que el mercado sigue volátil. Ante el bajo precio del cobre, la productividad minera en Chile está muy por debajo de la de países como Australia, Canadá y Perú. Esto ha impulsado una necesidad real de revisar por completo el modelo de negocio de las mineras.

Para desarrollar un programa de reducción de costos efectivo, son fundamentales tres fases:

1. Minimización del costo: En esta fase se identifican las áreas con impacto financiero inmediato. Las principales tácticas de las empresas fueron reducir los costos en su estructura organizacional (propios y terceros), renegociar contratos con sus proveedores y recortar los costos administrativos. Las operaciones y algunos de los proveedores mineros han logrado este objetivo y redujeron –en partesus costos.

2. Optimización del costo: En esta fase se busca operar de manera más eficiente, mejorando los procesos, reduciendo las pérdidas en la operación y aumentando el OEE de los equipos críticos. En esta etapa se logran beneficios más sostenibles, pero generalmente de mediano plazo.

3. Rediseño de la organización: En esta fase es donde se logrará no sólo dar el salto incremental en la reducción de costos, sino que además se generarán beneficios de forma sostenida y de largo plazo. Son pocas las empresas del mundo que logran llegar a esta etapa, porque es la más compleja y requiere de una visión de largo plazo.

Es evidente que la minería chilena tiene un gran desafío por adelante: mantener su sitial en el escenario mundial. La buena noticia es que existen experiencias probadas en otros lugares del globo que se pueden revisar e integrar a la realidad local.

Fuente: Diario Estrategia