Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

13 de Octubre, 2016

Las etapas de reestructuración de las compañías mineras

Tras el desplome de los precios de los commodities, el actuar de las compañías mineras a nivel mundial, principalmente a partir de 2015, estuvo marcado por la aplicación de severos planes de reducción de costos, para mantener la sustentabilidad del negocio. Sin embargo, y a medida que se evidencian los efectos adversos que ocasionó este escenario, hay otros ajustes que desarrollar, con miras a un mejor posicionamiento de las compañías para cuando se dé la recuperación del sector.

Eduardo Valente, responsable del área de Advisory Mining & Metals de EY Chile,detalla a MINERÍA CHILENA tres etapas que debiera incorporar un plan de reestructuración por parte de las empresas: minimización de los costos, optimización de éstos y rediseño de la organización. La mayoría de las mineras se concentró en la minimización de costos en 2015, lo cual consistió “en la aplicación de medidas efectivas de corto plazo, entre las que se encuentran la reducción del personal propio, la renegociación de contratos con los proveedores y el recorte de costos administrativos”, comenta el experto de EY.

Optimización

Lo que sigue es la fase de optimización de los costos. El objetivo en esta etapa es operar de manera más eficiente, mejorando los procesos y reduciendo la pérdida de la operación,explica al respecto Valente. Aquí, según el especialista,las compañías debieran enfocarse en cuatro pilares: la reducción del capital de trabajo,el aumento de la productividad,la revisión de las inversiones en proyectos e implementar una cultura del private equity “o una cultura de socio, donde el trabajador se preocupa del resultado de la empresa y no solamente por su área de trabajo”, indica. “Una empresa con cultura del private equity debe necesariamente afinar su modelo de gobierno corporativo, su transparencia y ser puntual con sus obligaciones fiscales”, puntualiza.

Rediseño
La tercera fase de este plan corresponde al rediseño de la organización y consta de tres pilares: la visión y estrategia de la empresa, el modelo de operación y la innovación. Sobre el primero, Valente señala que la compañía debe responder junto a sus clientes “cuál es mi esencia competitiva, para qué soy bueno y cuáles son los activos que me traen valor”. Por ejemplo, dice, en el caso de Codelco, su esencia competitiva está en ser una organización del Estado, que no solamente necesita traer valor a los accionistas, sino también a la comunidad. “En el caso de BHP Billiton, la primera decisión de su esencia competitiva fue enfocarse en cuatro commodities, como el carbón, hierro, cobre y petróleo, y para el resto de los minerales crearon una nueva empresa con base en Perth, Australia”, comenta.

En cuanto al modelo de operación, el foco está puesto en cómo se debe organizar la empresa para ejecutar la estrategia definida “y lograr sobrevivir en un mercado tan exigente como éste, que no va a dejar de crecer a pesar de estar más lento ahora”, afirma.
Para graficar lo anterior, Valente menciona que hay empresas que están comenzando a mirar el rediseño completo de su organización. “Entre 2013 y 2015 BHP Billiton estandarizó todos sus procesos a nivel mundial. Ahora está simplificándolos y centralizando algunas funciones como las de recursos humanos o compras”, observa.
Sobre la innovación, el experto de EY opina que es “el factor más importante de todos” y que “el mayor error de una minera es reducir sus inversiones en este ítem”. A su juicio, éste es el momento para que la empresa colabore con sus proveedores para generar soluciones que permitan mejorar el Ebitda y sirvan como base para aprovechar el próximo ciclo de altos precios del cobre.
En este sentido, destaca la utilización de información para mejorar la eficiencia de equipos y procesos, o la implementación de salas de control remota para reducir la cantidad de personas en faenas, lo cual impacta en la reducción de costos.
“Es evidente que la minería chilena tiene un gran desafío por delante; volver a recuperar su sitial en el concierto mundial si pretende mantenerse como un destino atractivo para los inversionistas. La buena noticia es que existen experiencias probadas en otros lugares del globo que se pueden revisar e integrar a la realidad local”, concluye.

Fuente: Minería Chilena