Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

25 de Noviembre, 2016

Adiós FUT, bienvenido registro de rentas empresariales


La reforma tributaria ha llegado para quedarse, al menos por un tiempo. Hemos entrado en el proceso de estudio y con ello se han descubierto ciertos parámetros que la Autoridad Tributaria exigirá, en materia de cumplimiento tributario. En esta línea, hemos leído en la nueva ley, que se instalará el régimen semintegrado como sistema general y el régimen atribuido para las sociedades más pequeñas; que el aumento progresivo de la tasa de primera categoría llegará a un 27% en el primer régimen y 25% en el segundo y que se sumará una gran cantidad de registros obligatorios para los contribuyentes. Todo esto sumado a la premisa que el FUT desaparece.

En una segunda mirada a la Reforma, nos encontramos con exigencias que ya son conocidas en el actual régimen pero que, se tornarán aún más importantes y que si no las tenemos en cuenta, nos podrían costar caro. Por ejemplo, en el caso del FUT, sus créditos vigentes al 2016, se convertirán en una tasa promedio, cuyos respaldos documentarios deberán estar disponibles en caso de que sean asignados a retiros o distribuciones de utilidades. En esta materia, se prevé que la Autoridad será rigurosa en exigir el respaldo del origen de esos créditos tributarios. Por otra parte, los contribuyentes deberán contar con un control adecuado del capital propio tributario y del capital social aportado efectivamente a la compañía, ya que cualquier diferencia, puede afectar el nuevo registro de rentas afectas a impuesto (RAI) y por tanto, las utilidades pendientes de tributar, con los impuestos finales.

Claramente en la medida que el estudio avanza se abren nuevas obligaciones, que los contribuyentes deberán abordar a objeto de evitar impugnaciones por parte del Servicio de Impuestos Internos. Lo que sí está claro, es que, cada vez habrá más cumplimiento tributario






Fuente: Diario Financiero