Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Eliminado

Eliminado

Riesgos corporativos

Eliminado

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Riesgos corporativos

Eliminado

Riesgos corporativos

Tecnología de la información

Eliminado

Tecnología de la información

Ver todos

Sala de Prensa

10 de Noviembre, 2017

Automatización robótica de procesos (RPA): ''No basta con implementar robots''

Dado el avance en el desarrollo de las agendas digitales en las empresas, hoy es impensable que ellas no se hayan embarcado en explorar opciones para implementar automatización robótica de procesos (RPA).

RPA tiene como característica esencial el poder reemplazar labores repetitivas y altamente manuales por actividades automáticas ejecutadas por “robots” a través de un software que imita esa labor humana, pero de manera digital. Existiendo una regla que permita programar el robot sin tener que pensar opciones, dichas tareas son automatizables.

Es hasta aquí donde todo parece bien. La cantidad de actividades que cumplen las compañías con estas características son muchas y atraviesan todas las funciones, con un potencial enorme en términos de ganancia de productividad, reducción de costos, y eliminación de errores de procesamiento, pudiendo operar en modalidad 24/7, lo que permite obtener un retorno sobre su inversión en menos de un año.

El problema radica en mirar esta automatización sólo como un reemplazo tecnológico. RPA debe ser mirado como un programa de negocio que abarque una revisión de procesos y la organización que los soporta, optimizando la forma de operar aprovechando esta innovación. Los robots deben ser un complemento de la función humana y es por ello que también se debe definir quién estará a cargo de esta nueva organización de robots.

Por otro lado, es clave tener un caso de negocios que defina el beneficio del programa. Muchas empresas se quedan a la espera del resultado de un piloto o “prueba de concepto” para decidir avanzar, y la brecha en los resultados esperados que existe entre un programa a escala y una prueba de una actividad es muy grande. Hoy existe evidencia de los beneficios que aporta un programa de RPA dado el avance que ha tenido mundialmente. Tomar el tiempo para desarrollar ese caso de negocio sólido en vez de usarlo en la prueba de concepto puede ayudar mucho en no perder el momentum para su implementación.

Por último, utilizar procesos tradicionales de implementación de estas tecnologías con una sobre-ingeniería de documentación y etapas genera un sobrecosto y tiempo innecesario. El valor está en lograr agilidad dado que RPA no modifica las aplicaciones existentes. Usando modelos as-a-service donde no haya preocupación por licencias, infraestructura ni operación de los robots simplifica aún más la tarea de avanzar con RPA de manera más productiva.

Frecuentemente estos errores y atrasos conllevan a que los equipos directivos de las empresas terminen perdiendo la confianza en estos programas y los desechen más rápido de lo que incluso fueron conceptualizados. Es por esto la importancia de mitigar estos errores comunes que se comenten y lograr el éxito en la implementación de un programa de RPA.

Tal como me dijera un cliente con quien desarrollamos un proyecto de RPA: “Ángel, si solo vamos a reemplazar mi analista por el robot, no estamos teniendo la conversación correcta”. Ése es el camino.

Chile

Fuente: Diario Estrategia