Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Macarena Navarrete

Macarena Navarrete

Temas tributarios

Diego Pleszowski

Diego Pleszowski

Industria Financiera

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Temas tributarios

Macarena Navarrete

Temas tributarios

Industria Financiera

Diego Pleszowski

Industria Financiera

Ver todos

Sala de Prensa

16 de Febrero, 2018

La disrupción tecnológica y el futuro del trabajo

Macarena Navarrete Socia principal de EY Chile
Se ha analizado bastante cómo la desaceleración de nuestra economía en años recientes no ha hecho aumentar significativamente la tasa de desempleo atribuyéndose lo anterior al empleo por cuenta propia que escondería una suerte de cesantía y representaría trabajo precario. Sin sostener que dicho análisis es erróneo, debemos preguntarnos cuánto hay de eso y cuánto responde al fenómeno global de la economía gig o colaborativa, en la que las personas prestan independientemente trabajos temporales, y que ha proliferado gracias a la disrupción generada por plataformas como Airbnb o Uber. Un estudio hecho por Intuit hace algunos años pronosticó que para 2020 el 40% de los estadounidenses entonces dependientes se volvería independientes. Sin embargo, la estimación podría ser conservadora, ya que fue elaborada antes de la irrupción de dichas plataformas y otras nuevas tecnologías.
Durante las últimas décadas, la disrupción ha estado cambiando la manera en cómo funciona el mundo. Las compañías, los gobiernos y las personas enfrentan cambios que parecían, hasta hace poco tiempo, inimaginables. La inteligencia artificial y la robótica buscan reinventar la fuerza laboral. Los drones y los autos sin conductor han iniciado la transformación de las cadenas de suministro y la logística.
Si bien el desplazamiento laboral por la tecnología y la globalización no es un fenómeno nuevo –ya estuvo presente en la primera Revolución Industrial cuando sereemplazó la mano de obra artesanal con la producción en cadena- hoy la oleada de tecnología disruptiva que incluye inteligencia artificial, robótica, realidad virtual, internet de las cosas y las plataformas de economía colaborativa, están provocando un desplazamiento laboral mayor.
La tecnología está presente en todo lo que podamos imaginar. Puestos de trabajo que se habían considerado inmunes a la influencia tecnológica están siendo influenciados por esta ola disruptiva. Es así como algoritmos han desplazado trabajos administrativos en el sector financiero (operaciones bursátiles de alta frecuencia) e incluso se están expandiendo a espacios que en algún momento se consideraron del dominio exclusivo de la creatividad humana. ¿Quién habría pensado que sería posible que una obra musical fuera compuesta por algoritmos?
Sin embargo, la historia ha demostrado que la automatización ha sorprendido al generar nuevos sectores y tipos de empleo. Así como la disrupción digital generó, por ejemplo, puestos de trabajo como diseñadores web, community managers y desarrolladores de aplicaciones, es probable que esta nueva etapa de la economía genere nuevos empleos, empresas e incluso sectores enteros que ahora no podemos ni siquiera imaginar.
Lo importante es que las empresas y sus colaboradores no vean la disrupción como algo negativo, sino que como una ventaja que hay que saber cómo aprovechar. Las compañías deberán aprender a usar con mayor eficiencia los recursos humanos. Todas las empresas de mano de obra intensiva tendrán que rediseñar sus modelos de negocio, implementar tecnologías inteligentes y utilizar su fuerza laboral de manera más productiva. Al construir ecosistemas robustos y ágiles e impulsar la colaboración en lugares inesperados, las compañías podrán cumplir con las exigencias cambiantes de sus clientes.

Chile

Fuente: Diario El Mercurio