Sala de Prensa

Cristián Lefevre

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Rubén López

Rubén López

Assurance

Horacio Bustos

Horacio Bustos

Temas regionales

Macarena Navarrete

Macarena Navarrete

Temas tributarios

Diego Pleszowski

Diego Pleszowski

Industria Financiera

Ver todos

Negocios, empresas y estrategia EY.

Cristián Lefevre

Negocios, empresas y estrategia EY.

Assurance

Rubén López

Assurance

Temas regionales

Horacio Bustos

Temas regionales

Temas tributarios

Macarena Navarrete

Temas tributarios

Industria Financiera

Diego Pleszowski

Industria Financiera

Ver todos

Sala de Prensa

15 de Marzo, 2018

Los impuestos internacionales no darán pie atrás

Lo que era parte de las promesas de campaña del entonces candidato Sebastián Piñera fue oficializado por el nuevo Ministro de Hacienda Felipe Larraín: la administración planea presentar este año un nuevo proyecto de reforma tributaria que implicaría simplificar el actual sistema,  reintegrar los regímenes y reducir la carga tributaria de las empresas.

De esta manera, se estaría dando marcha atrás en parte de los cambios introducidos por la gran reforma del 2014, impulsada por el gobierno de Michelle Bachelet. Sin embargo, otra parte de los cambios tributarios legislativos y administrativos llevados a cabo durante su mandato no fueron de iniciativa local, sino que se debieron a la proactividad de Chile en adoptar directrices internacionales como miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y otros grupos de trabajo ad-hoc internacionales.

Es así como Chile en los últimos años adoptó parte importante de los nuevos estándares internacionales antiabuso conocidos como BEPS (Base Erosion and Profit Shifting), desarrollados por la OCDE y el G-20.

Dentro de estas modificaciones, en la legislación local Chile implementó importantes medidas, como el reconocimiento de rentas pasivas devengadas por entidades controladas en el extranjero; el perfeccionamiento de las normas sobre exceso de endeudamiento; el desarrollo de un nuevo concepto de paraíso tributario; el establecimiento de deberes de reporte por toda clase de inversiones en el exterior; la ampliación de las normas sobre precios de transferencia; y la creación de la norma general antielusiva, que puede tener efectos en transacciones internacionales.

Además, Chile adoptó legalmente las normas sobre intercambio de información financiera con otros estados, comprometiéndose para intercambiar información por primera vez este 2018.

En cuanto a los convenios para evitar la doble tributación, el año recién pasado Chile acordó con más de 70 países actualizar estos instrumentos, haciendo más restrictiva su aplicación y previniendo su uso abusivo. Esto, a la vez que siguió expandiendo su red de tratados, incluyendo a Argentina, China y Japón, entre otros.

Aunque fueron implementadas por el gobierno pasado, todas estas medidas deberían permanecer e incluso profundizarse en ciertos aspectos, considerando que se deben en gran parte al compromiso de Chile como miembro de organizaciones internacionales.

Así, hoy las operaciones de empresas chilenas en el exterior son más complejas que nunca antes desde el punto de vista tributario y no es de esperar que eso cambie, por lo que es recomendable estar muy preparado para afrontar los desafíos que representa, más aún si consideramos que el Servicio de Impuestos Internos ha manifestado que pondrá sus ojos sobre las operaciones internacionales.

Reforma Tributaria

Fuente: El Mercurio